Cuando pasas por momentos difíciles o cuando las cosas no te salen como lo imaginaste, sueles enfocarte en lo negativo, resaltando todos los defectos que tienes. En estas ocasiones sientes que no estas a la altura de los restos y que eres inútil.
Si piensas así, tu imagen personal no será la mejor y eso disminuye tu confianza. Para lidiar con esas ideas, primero debes aprender a reconocerlas y analizarlas. Para hacerlo te damos unos sencillos consejos:

  • Haz una lista de todas las cosas negativas que pienses de ti. Por ejemplo. “No tengo mucha importancia”. “Soy tímida y no sé imponerme”.
  • Relee esos pensamientos y relaciónalos con tu comportamiento. Por ejemplo. “Cuando pienso que no tengo importancia, hablo más alto e interrumpo a los demás para que me tengan en cuenta”.
    “Cuando pienso que no sé imponerme, me hundo y me dejo llevar”.
  • ¿En qué circunstancias eres más sensible a estas convicciones? Por ejemplo. “Cuando me preocupa algo”. “Cuando tengo algo que hacer que me preocupa”.

Una vez que tengas todos estos puntos claros, podrás empezar a trabajar para transformarlos en evidencias positivas. Ellas te motivarán a avanzar, te harán más fuerte y mejorarán la imagen que tienes de ti misma.

Fuente: Viú
También puedes consultar:

Razones científicas para sentirte optimista los días de lluvia

Síndrome de Solomon

Comenta y se parte de nuestra comunidad