¿Por qué cuando estamos estresados o deprimidos los alimentos azucarados nos hacen sentir mejor?

Un equipo de investigadores del Monell Chemical Senses Center de Filadelfia (EEUU) ha manifiesto la posible causa de este “apetito emocional”.

El estudio, publicado en la revista Neuroscience Letters, expone que los responsables son los receptores para la hormona del estrés ubicados en las papilas gustativas, que divisan los sabores dulces, salados, amargos y ácidos. Según los científicos, el estrés induce la secreción de hormonas glucocorticoides que activan los receptores de la hormona del estrés ubicados en las células del cuerpo.

Esta activación mediaría en la preferencia de sabor del ser humano. Motivado a que han descubierto que las papilas gustativas de la lengua igualmente poseen estos receptores de la hormona del estrés, revelaría por qué nos sentiríamos atraídos a alimentos como el chocolate para olvidar nuestros sentimientos negativos. El estrés, la ansiedad, la insatisfacción. Todas estas emociones por sí misma activarían los receptores de sabor dulce de las papilas gustativas.

Para llegar a esta conclusión, los especialistas ejecutaron primero un experimento con ratones, donde tras analizar las células gustativas, hallaron que los niveles más altos de receptores de la hormona del estrés llamados Tas1r3, los específicos del sabor dulce, se localizaban esencialmente en las papilas gustativas. Tras observar estos receptores en ratones estresados y no estresados, encontraron que los ratones estresados tenían un 77% más de receptores de la hormona del estrés que los otros roedores.

Rockwell Parker, autor del estudio, asevera que “Si sufrimos cambios hormonales relacionados con el estrés, nuestra interacción con los alimentos igualmente se verá alterada; el sabor dulce puede verse particularmente afectado por el estrés. Nuestros resultados pueden proporcionar un mecanismo molecular para ayudar a explicar por qué algunas personas comen más alimentos azucarados cuando están experimentando estrés intenso”.

Fuente: Muyinteresante

También puedes consultar: 

La tortícolis cada vez más ligada a lo emocional

Las personas “hipermóvil” afrontan problemas de salud, psicológicos y hasta emocionales

Comenta y se parte de nuestra comunidad