Según un estudio holandés la ingesta de café y alcohol estaría asociado con un mejor caminar en los adultos mayores, mientras que los fumadores son más proclives que los no fumadores a poseer más problemas para caminar.

El andar, o el patrón de la forma de caminar, es un indicador notable de salud en el que intervienen muchos sistemas orgánicos, según expuso el coautor, doctor M. Arfan Ikram, neurólogo del Centro Médico Universitario de Erasmus, en Rotterdam.

Con su equipo examinó la información de los colaboradores del Estudio de Rotterdam, diseñado para estudiar las enfermedades cardiovasculares, endócrinas, hepáticas, neurológicas, oftalmológicas, psiquiátricas, dermatológicas, oncológicas y respiratorias. Los participantes mayores de 45 años y vivían en Ommoord.

Se valoró la marcha de 2.546 participantes entre el 2009 y el 2012. El 82% tomaba alcohol, el 92% bebía café, el 17% fumaba y el 51% había dejado de fumar.

El equipo estableció la velocidad del andar y la Marcha Global, un promedio de siete «dominios del andar».

«El concepto de dominios del andar es similar al de dominios cognitivos», expresó Ikram. La función cognitiva se fracciona en distintos dominios que son la memoria, la velocidad de pensamiento y la función ejecutiva.

«Lo mismo ocurre con el andar, que se puede dividir en dominios: el ritmo (asociado con la distancia del paso), la velocidad, la base de soporte (ancho entre los pies), la variabilidad (regularidad de los pasos), las fases (cuánto tiempo pasa la persona sobre ambos pies versus un pie), la marcha en tándem (caminar con talón-dedos) y el giro (cuánto demora una persona en girar)», añadió.

El consumo de alcohol moderado (entre una y tres copas diarias) fue asociado con mejores resultados en la Marcha Global, la velocidad, el ritmo y la variabilidad, según publica el equipo en European Journal of Clinical Nutrition.

Ingerir más de tres tazas de café por día estuvo asociado con mejores resultados en la Marcha Global y la velocidad. Por su parte, los fumadores consiguieron peores resultados que los no fumadores en esas dos áreas. Ikram apuntó que el equipo no pudo comprobar que el café, el alcohol o el tabaquismo alteren la marcha.

«Se necesitan más estudios para determinar si este efecto se debe al alcohol, el café o el tabaquismo per sé o a otros aspectos asociados, como el nivel socioeconómico, el estilo de vida o el trabajo», reveló.

El doctor Matthew Bartels, director del Departamento de Rehabilitación y Fisiatría del Hospital Montefiore, en Nueva York, consideró que los resultados son muy atrayentes, pero que se precisan más estudios para demostrar causalidad.

«Lo interesante es que la asociación podría atribuirse a varios factores, entre los que se encuentra que las personas más saludables perciben que pueden seguir consumiendo café o alcohol o, quizás, las personas que empiezan a sentirse inseguras de pie dejan de consumirlos», finiquitó Bartels, quien no participó del estudio.

Fuente: Noticias.yahoo

También puedes consultar: 

El ejercicio en adultos mayores ayuda a obtener cinco años más de vida

Obesidad en adultos mayores propicia más discapacidad

Comenta y se parte de nuestra comunidad