Humo generado por el incienso podría producir cáncer

¿Quién imaginaría que el humo con agradable aroma generado por el incienso podría estar relacionado con el desarrollo del cáncer? Pues así está ocurriendo desde que investigaciones científicas en diferentes partes del mundo comenzaron a revelar sus hallazgos.

Un estudio de la South China University of Technology de Cantón (China) indicó que el humo del incienso contiene más agentes citotóxicos y genotóxicos que el humo de los cigarrillos, además de componentes mutagénicos, todos ellos relacionados con el desarrollo del cáncer. Rong Zhou, autor de la investigación publicada en el “Springer’s Journal Environmental Chemistry Letters”, señala que el 99 por ciento del humo del incienso está formado por partículas finas y ultrafinas, en su mayor parte, de componentes altamente tóxicos para la salud. Estas partículas son inhaladas y quedan atrapadas en los pulmones, lo que puede causar una reacción inflamatoria y, según estudios previos, también está relacionado con el cáncer de pulmón, la leucemia infantil y el desarrollo de tumores cerebrales.

A kilómetros de distancia, en Europa, este asunto también se debate en España, donde el Partido Popular presentó una iniciativa en el Congreso de Diputados en la que insta al Gobierno a eliminar del mercado algunas clases de ambientadores, velas perfumadas, inciensos, aceites y otros productos análogos que pudieran originar emisiones nocivas para los consumidores. El pedido se sustenta en un estudio realizado por la Organización de Consumidores y Usuario (OCU), cuyo documento indica que esos productos analizados emiten «altos niveles de sustancias nocivas», como el benceno o el formaldehído, que son comparables, en términos de toxicidad y riesgos para la salud, al humo del tabaco.

Otros análisis europeos realizados en Bélgica, Italia y Portugal observan similares resultados con los mismos productos.

Ante tal descubrimiento sobre los efectos nocivos para la salud por la inhalación del humo del incienso, tanto en Asia como en Europa los científicos coinciden en la necesidad de tener una mayor regulación con el uso de este producto en lugares cerrados. «Aquellos que desprendan niveles muy elevados de sustancias perjudiciales no hay que emplearlos en lugares que carezcan de ventilación, ni en presencia de niños, embarazadas o personas que padezcan alergia o asma», exigen, por ejemplo, los miembros del español Partido Popular.

FUENTES: abc.es y ElComercio.com

También te puede interesar: 

El consumo de cigarrillos y derivados puede causar cáncer y diabetes

Los múltiples riesgos del cigarrillo electrónico

Comenta y se parte de nuestra comunidad