La Agencia Europea del Medicamento aprobó el uso de la eribulina, un quimioterápico para tratar el cáncer de mama metastásico, tras un estudio clínico de los hospitales Ramón y Cajal de Madrid y Vall d’Hebrón de Barcelona, que ha manifestado que disminuye el peligro de mortalidad en un 30 %.

El jefe de la Sección de Cáncer de Mama y Tumores Ginecológicos del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid y director del Programa de Cáncer de Mama del Hospital Universitario Vall d’Hebrón de Barcelona, Javier Cortés, fue el encargado de dirigir el estudio.

«los resultados clínicos no tienen precedentes en términos de supervivencia global, con una reducción del riesgo de mortalidad de un 30 % en el subgrupo con peor pronóstico respecto al fármaco de control del estudio», explica Cortés.

Cortés afirmó que Halaven, el nombre comercial de la eribulina,  es el primer agente quimioterápico que en monoterapia manifiesta un aumento en la supervivencia de las pacientes con cáncer de mama metastásico anticipadamente tratadas con antraciclinas y taxanos.

El oncólogo expuso «la eribulina responde a la necesidad de nuevas opciones de tratamiento para las mujeres con cáncer de mama avanzado que hayan recibido, previamente, tratamiento de quimioterapia».

Cortés finalizó añadiendo que»Con esta nueva investigación hemos conseguido identificar a un grupo de pacientes en las que la eribulina es un tratamiento muy eficaz ya que el incremento de supervivencia no tiene precedentes».

Fuente: Noticias.yahoo.

Comenta y se parte de nuestra comunidad