La dieta balanceada es requerida  antes y durante el embarazo. La clave está en las cantidades de comida.

Un estudio realizado por la Universidad de Baylor en Houston, señaló que una alimentación balanceada previa y durante el embarazo logra cambiar permanentemente el ADN del bebé, incurriendo en la interpretación de los genes del niño por el resto de su vida.

La investigación evalúo a 168 mujeres embarazadas, divididas entre quienes se alimentaban balanceadamente y quienes por el contrario estaban mal alimentadas. Durante este tiempo de pruebas se calcularon los niveles de nutrientes de las madres a partir de muestras de sangre, y se analizó el ADN de los bebés entre los dos y los ocho meses luego de nacer.

Branwen Henning,  jefa del análisis, reveló que los resultados hacen hincapié en la necesidad de una dieta balanceada no sólo durante el embarazo, sino para la concepción.

Por su parte, la nutricionista Raquel Tejada comenta: “Alcanzar el equilibrio no es una misión imposible y tampoco amerita sacrificar una lista de alimentos, debemos recordar que no hay alimentos buenos o malos, solo dietas mal balanceadas, y ahí es donde radica el secreto para que el embarazo transcurra con total normalidad y sin afectar la salud de la madre o el hijo”.  También destaca que el embarazo no es una razón para dejar de hacer actividad física.

Asimismo, el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos asevera que con la práctica de actividad física el bebé no se ve afectado de ningún modo. Al contrario, simboliza un beneficio para la madre, porque conjuntamente de conservar el equilibrio calórico, reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, hipertensión y diabetes.

Fuente: Elsalvador

También puedes consultar: 

Dificultades en la alimentación de los niños

Alimentación sana interviene en una salud mental favorable

Comenta y se parte de nuestra comunidad