Un estudio que se publica en Health Education and Behavior y que ha revisado información sobre casi 10mil individuos (4.166 varones y 4.655 mujeres) concluye que aquellas personas más deterministas en cuanto a su peso, tienden a elegir alimentos menos sanos, reportando niveles más bajos de bienestar personal.

“Si un individuo cree que su peso está fuera de la influencia de la dieta y del ejercicio probablemente tendrá comportamientos gratificantes a corto plazo, como el consumo de alimentos menos saludables y evitar el ejercicio, en lugar de otros más sanos que otorgan más beneficios a largo plazo en el control de su peso”, señalan los autores del estudio, Mike Parent y Jessica Alquist.

Su investigación ha visto que a medida que envejeces la creencia de que el peso es inmutable y está determinado por tus genes se asocia con unas conductas alimentarias menos saludables. Por ejemplo, con la edad, son menos propensos a revisar la información nutricional de los alimentos y a disponer de frutas y verduras en el hogar. Además, tienden a hacer menos ejercicio, asegura el informe.

Fuente: ABC
También puedes consultar:

Vitamina D para adolescentes con obesidad: no exagerar porque pueden surgir problemas

Ejercicios de alta densidad favorece a personas con asma y obesidad

Desarrollan bebidas para combatir la obesidad

Comenta y se parte de nuestra comunidad