La actividad física es uno de esos hábitos que todos deberían practicar, ya que es la manera más efectiva de mantenerse en forma y prevenir un gran número de enfermedades. Sin embargo, hoy en día muchas personas tienen largas jornadas laborales o múltiples ocupaciones en el hogar, lo que les impide ir a un gimnasio o a un espacio ideal para ejercitarse.

La buena noticia es que ahora no hay excusas para dejar de tener esta práctica todos los días, pues existen algunos movimientos que se pueden hacer sin salir de casa.

  1. Flexiones inclinadas. Son un buen movimiento para fortalecer la espalda y prevenir afecciones musculares o articulares. Lo mejor es que estarás trabajando el pecho y los brazos para combatir la flacidez. Apóyate con las palmas de las manos sobre la silla y estira las piernas hacia atrás para apoyarte también con las puntas de los pies, de tal modo que formen una línea recta con la cabeza. Flexiona los codos, baja el pecho hacia la silla y realiza una pequeña pausa para aumentar la intensidad. Regresa a la posición inicial con cuidado y repite el movimiento hasta completar 3 series de 10 o 15 repeticiones.
  2. Movimiento de rodilla cruzado. Puede ayudar a tonificar y moldear abdominales y glúteos, por lo que es perfecto para aquellas que quieren reafirmar. Por la posición que adopta, un poco parecida a la anterior, también es ideal para fortalecer los músculos y huesos de la espalda. Apóyate en la silla con los dos antebrazos y mueve los pies hacia atrás, apoyándote de puntas en el suelo. Manteniendo la cintura abajo, eleva tu rodilla derecha hacia la parte interior de tu brazo izquierdo, como si quisieras tocar el codo. Al llegar realiza una pequeña pausa y devuelve la pierna derecha a su punto de apoyo. Ahora de forma alterna, repite el ejercicio con la pierna izquierda y trata de completar 3 series de 10 o 15 repeticiones cada una.
  3. Contracciones laterales de pie. Los laterales son un buen complemento al ejercicio anterior, ya que también es bueno para trabajar los glúteos. Además, permiten tonificar los brazos y los músculos oblicuos. Párate al lado de la silla, de modo que puedas tomar el respaldo con el brazo derecho. Coloca la mano derecha en el respaldo de la silla y extiende la mano izquierda sobre tu cabeza, mientras te apoyas con la punta del pie izquierdo en el suelo alejado del pie derecho. Luego, desciende la mano izquierda al mismo tiempo que elevas el pie izquierdo, tratando de tocar el talón con la mano. Vuelve a la posición inicial y repite el movimiento de 10 a 15 veces por cada lado. Trata de hacer mínimo 3 series.
  4. Levantamiento de piernas. Son muy variados y se pueden hacer desde diferentes posiciones iniciales. El que compartimos a continuación se hace de pie, apoyados en una silla, lo que permite trabajar glúteos, isquiotibiales y la parte inferior de la espalda. Párate, manteniendo una distancia con respecto a la silla, e inclina la parte superior del cuerpo hacia adelante, de tal forma que tus manos queden apoyadas sobre el respaldo de la silla. Con la pierna izquierda apoyada del suelo de modo que el pie y los glúteos queden derechos, levanta la pierna derecha hacia atrás tanto como puedas y, al llegar a la máxima altura, haz una breve pausa. Regresa con cuidado a la posición inicial y repite el movimiento con la pierna contraria. Haz 3 series de 10 o 15 repeticiones cada una.
  5. Stepping con silla. Párate frente al asiento de la silla, levanta tu brazo derecho al mismo tiempo que elevas la pierna izquierda y trata de tocar el asiento con las puntas de los pies. Vuelve a la posición inicial y ahora haz el mismo movimiento con la otra pierna y el otro brazo, tratando de hacer el ejercicio de forma alterna lo más rápido posible. Trata de moverte sin parar hasta completar 45 o 60 segundos.

Fuente: Informe21
También puedes consultar:

Los 4 ejercicios de Crossfit más agotadores

Ejercicios. Calentamiento para realizar en casa

Comenta y se parte de nuestra comunidad