Todo el que comienza a ejecutar ejercicio lo hace con algún tipo de objetivo. Unos para perder peso, para conservar la forma o sencillamente porque anhelan optimizar en la práctica de algún deporte.

Es significativo de que cada poco evaluemos nuestro rendimiento para saber si estamos haciendo las cosas de una forma apropiada. Si observamos algún tipo de problema en nuestra evolución siempre habrá margen para cambiar el método de adiestramiento.

A continuación te damos unos consejos que te ayudarán a determinar si el ejercicio que ejecutas está funcionando de verdad:

Hay que tener paciencia. Ser muy constante y regular a la hora de ejercitarse. Sólo aquellas personas que son unas privilegiadas en el apartado físico podrán admitirse este lujo. Es posible que notas durante las primeras jornadas de actividad una pequeña pérdida de peso, pero es algo normal que se debe al sudor y la pérdida de agua.

A momento de ejercitarte, si aprecias un leve dolor, esto será señal de que vas por el camino apropiado y que las sesiones son buenas. Se trata de un dolor muscular que logres controlar y que sólo se reproduzca con la práctica de deporte En el caso de que el dolor sea demasiado intenso y afecte a articulaciones u otras partes del cuerpo es posible que estés ejercitando más de la cuenta o que inclusive no adoptes la postura más idónea.

Otra señal que te admitirá saber que el ejercicio funciona son las típicas agujetas de toda la vida. Suelen hacer acto de presencia cuando los músculos hacen un esfuerzo superior a lo habitual.

En el caso de que tu objetivo sea perder unos cuantos kilos de más, la mejor forma de saberlo será pasando por el peso. Intenta constituir un día a la semana para pesarte.

Fuente: fitaffinitynews

También puedes consultar: 

Ejercicios. Ponte en forma usando una silla

Ejercicios con los que solo pierdes el tiempo

Comenta y se parte de nuestra comunidad