Originario de una zona de Colombia, el pandebono es un panecillo con queso que se prepara con almidón de yuca y fécula de maíz (Maizena). Entre los comensales hay unanimidad en decir que el delicioso sabor a queso junto con una textura suave y esponjosa es lo que los hace irresistibles.

La mezcla de almidón de yuca con fécula de maíz le da al pandebono recién salido del horno esa consistencia tan característica y apetecible. Pero si pasa mucho tiempo y se enfría, esas mismas harinas harán que los panecillos se endurezcan.  La manera de volverlos a suavizar es calentarlos de nuevo ligeramente en el horno.

Esta receta puede hacerse  con el colombiano queso costeño blando o semiblando; pero si no cuenta con ese, puede sustituirlo por alguno que se le parezca. Las cantidades de sal y leche de la receta pueden variar en relación con la humedad y el porcentaje de sal que tenga el queso que vaya a utilizar; es mejor ir probando para no pasarse.

yuca a tu salud

Ingredientes para 50 pandebonos:

500 gramos de almidón de yuca

200 gramos de fécula de maíz (Maizena)

70 gramos de azúcar

10 gramos de sal

15 gramos de levadura química (en polvo)

600 gramos de queso tierno con sal + 800 gramos de queso blando o semiblando (si es el colombiano costeño, mejor)

100 gramos de mantequilla en pomada (blanda)

2 huevos grandes

150 0 200 ml de leche (si el queso es muy seco entonces añadir un poco más)

pandebono a tu salud

Preparación:

Precalentamos el horno a 200 ºC.

En un bowl agregamos el almidón de yuca, la fécula de maíz, el polvo de hornear, la sal y el azúcar. Mezclamos todos los ingredientes. Rallamos o molemos finamente el queso tierno y el blando o semiblando. Si el queso no está bien molido o rallado no se integrará bien en la masa y durante el horneado puede agrietar el panecillo. Añadimos los quesos en la mezcla de ingredientes secos y comenzamos a amasar hasta integrarlo todo. Adicionamos la mantequilla y los huevos y continuamos amasando.

Amasamos con la claridad de que los ingredientes deben integrarse bien. Ahora adicionamos la leche poco a poco mientras seguimos amasando; este paso es muy importante porque con esta masa es muy fácil pasarse de humedad, por eso no se debe echar la leche de un tirón. La masa debe quedar suave y manejable, la consistencia que buscamos se parece a la de una plastilina. Hay que dejar de adicionar líquido cuando la masa alcance la textura adecuada. Si queda pegajosa y muy blanda, es que se nos pasó la cantidad de leche y nos saldrán unos panecillos ricos pero deformes.

Una vez tengamos lista nuestra masa empezamos a formar las bolitas de pandebono; pueden ayudarse con una cuchara para que todas les queden del mismo tamaño. Las bolitas deben tener un peso aproximado de 40 gramos.

Distribuimos los pandebonos sobre una placa de horno antiadherente; también pueden usar una bandeja cubierta con papel de hornear o una ligeramente engrasada con mantequilla. Horneamos los pandebonos a 200 ºC por 20 minutos o hasta que adquieran un color dorado claro.

Una vez cocidos, sacamos los pandebonos del horno y ¡a la boca!

Fuente: losantojosdeclara.blogspot.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad