Las fantasías sexuales son exhortadas por algunas sexólogos para incentivar la vida sexual en pareja.

Cuando es está en pareja es trascendental llevar una vida sexualmente activa y las fantasías sexuales son unos de aspectos de la sexualidad que no debes dejar e probar. Las fantasías admiten conocer un lado nuevo de nuestra pareja y renovar la pasión.

Por tal razón,  a continuación te indicamos cuáles son algunos de los beneficios de cumplir tus fantasías sexuales y las de tu pareja:

  1.  Mejora tu autoestima

Al cumplir tus fantasías o las de tu pareja te sentirás realizada, seductora, con mucho más confianza que se notará en el físico y en la actitud. Salir de la rutina en el cuarto ayudará a dejar atrás los aspectos negativos en pareja. Así disfrutarás más del sexo y refrescarán su energía como pareja.

  1. Aumenta el deseo

Si estás pensando en cosas nuevas para brindarle a tu pareja, poseerás un nivel más alto de deseo sexual. Como ya sabes que puedes cumplir cualquier fantasía tuya o de tu pareja te motivarás para que se te ocurran más cosas nuevas.

  1. Disminuye el estrés

Cuando cumples tus fantasías tu mente se librará y estará centralizada en obtener y dar placer. Saliendo de la rutina estarás más relajada y el sexo te relajará aún más.

  1. Disfrutas más el momento

El sexo igualmente logra convertirse en rutinario. Hacer cosas poco habituales y salir de lo tradicional hará que tu relación se potencie y gozarán de mejor forma con nuevas sensaciones y emociones.

  1. Conoces mejor lo que quieres

Haciendo realidad tus fantasías sexuales manifestarás qué es lo que más te gusta y lo qué más placer te genera en la cama. Y de igual forma sabrás qué no te gusta y qué es lo que menos te prende. La práctica hace al maestro y las fantasías son una buena oportunidad para encontrar qué es lo que mejor les funciona en la intimidad como pareja.

Fuente: Colombia

También puedes consultar: 

Las ventajas de tener sexo con frecuencia

Cinco hábitos para perfeccionar el sexo

Comenta y se parte de nuestra comunidad