Mujeres pongan mucha atención a estos errores que puedes estar cometiendo con los tampones y que podrían meterte en serios problemas de salud.

  • Solo te lavas las manos después de la inserción. Es importante lavarse las manos antes de poner el tampón, de estar forma evitas contaminarlo en su camino hacia la vagina.
  • No insertas el tampón los suficientemente adentro. Lo sabrás porque lo vas a sentir: Un tampón que está demasiado superficial será súper incómodo, incluso podrías sentir el borde del algodón en la entrada de la vagina.
  • Solo utilizas un tipo de tampón. Aunque es poco probable, los tampones pueden causar el síndrome de shock tóxico (TSS), una enfermedad potencialmente mortal. Los tampones de absorción alta aumentan el riesgo de TSS, por lo que es importante usarlos solo cuando es necesario detener un flujo súper pesado. El flujo cambia de un día a otro a lo largo de tu período, así que es mejor que cambies los tampones de regulares o al tipo de absorción al final de tu periodo.
  • Te cambias de tampón una vez al día. Incluso con un flujo ligero, debes cambiarlo de cuatro a ocho horas. Esto se debe a que un tampón húmedo hace mella en tu vagina, ¿por qué? Porque acoge muchas bacterias. Y cuanto más tiempo está ahí, mayor es el riesgo de TSS.
  • Te olvidas de sacarlo. Sí, esto sucede. Si desarrollas un olor horrible que no puede explicarse de otro modo, utiliza un dedo limpio para sentir alrededor del tampón. Tira hacia fuera si puedes o ve a un médico para estar segura de cualquier cosa.
  • Usas dos tampones a la vez. Aunque no puedes perder un tampón en la vagina desde el punto de vista técnico, utilizar dos tampones a la vez aumenta la probabilidad de perder la cadena u olvidarse de los dos. Si sientes que necesitas dos tampones para manejar un flujo muy intenso, es mejor que cambies a un tampón de mayor capacidad de absorción.
  • No cambias el tampón después de nadar. Cuando tomas un baño en jacuzzi, nadas, o estás en un lago o mar, la tirita del tampón también lo hace. Si no lo cambias puedes terminar sufriendo una irritación en la piel o en la zona interna de la vagina.
  • Reciclas el aplicador. Los aplicadores no son reciclables, ya que, después de que hagas la inserción del tampón está considerado que este aplicador ha sido contaminado.
  • Colocas los tampones entre la ducha y el inodoro. La envoltura y tampón permanecerán frescos por más tiempo si los mantiene seco.
  • Utilizas tampones perfumados. Para algunas mujeres esta opción no es la mejor, dado que resultan alérgicas a sus componentes y por ende desarrollar una infección allá abajo.

Fuente: San Juan8
También puedes consultar:

Conoce los efectos de pastilla del día siguiente

Operar el cáncer cérvico uterino sin afectar fertilidad es posible

Comenta y se parte de nuestra comunidad