Según la revista Time, la vitamina D es un tema discutido entre los médicos, sobre todo porque los estudios sobre sus efectos en la salud, han sido siempre muy conflictivos. Mientras que la vitamina D es fundamental para un correcto funcionamiento del cuerpo, incluidos huesos y cerebro, estudios recientes han puesto a prueba estas hipótesis y los resultados no son muy tranquilizadores.

Así que poniendo en duda los efectos de esta vitamina para la salud, los investigadores dirigidos por Joshua Miller de la Universidad de Rutgers y la Universidad de California Davis decidieron estudiar cómo los niveles de vitamina D entre las diferentes poblaciones étnicas afectan a la función cerebral. Debido a que los niveles bajos de vitamina D se han relacionado con un mayor riesgo de demencia y enfermedad de Alzheimer en estudios anteriores, para dejar esta duda atrás el grupo quiso investigar más a fondo dicha relación, especialmente entre los grupos étnicos que tradicionalmente tienen bajos los niveles de vitamina D.

El estudio, incluyó a 383 personas inscritas en un estudio a largo plazo de Alzheimer. Al inicio del estudio, un 61% de los voluntarios tenía los niveles de vitamina D por debajo de los niveles recomendados, y aquellos con demencia mostraron niveles más bajos de la vitamina. Las personas con niveles más bajos de vitamina D también tenían puntuaciones más bajas en ciertas pruebas de memoria y la función ejecutiva. Este patrón se mantuvo incluso después de que los investigadores tuvieran en cuenta factores como la edad, la educación, índice de masa corporal o problemas circulatorios que pueden afectar a la demencia.

La conclusión
Como era de esperar, los participantes afro-americanos e hispanos mostraron niveles más bajos de vitamina D, en promedio comparativo con los participantes de raza blanca, y estos grupos también tuvieron puntuaciones cognitivas inferiores como consecuencia de ello. Cuando los investigadores analizaron las funciones cerebrales, encontraron que los que se inician con niveles más bajos de vitamina D mostraron una disminución más rápida después de cinco años que los que comenzaron el estudio con los niveles más altos de vitamina D.

Los autores señalan que las principales fuentes de vitamina D son a través de la dieta, de la luz solar y a través de suplementos. Poblaciones raciales y étnicas con más pigmentación de la piel pueden no ser capaces de aprovechar la luz solar para la absorción de vitamina D en comparación con los blancos, pero no está claro si los suplementos son la respuesta para superar cualquier deficiencia de vitamina D.

Por ahora, los informes siguen siendo contradictorios sobre los efectos de la vitamina D en otros sistemas del cuerpo, como los huesos. Pero un estudio definitivo espera publicar sus resultados en 2017, cuando finalmente, podrá proporcionar un poco de claridad. Ese estudio, que involucra a 26.000 personas y se está llevando a cabo en cuatro países, esclarecerá datos sobre la vitamina D y su efecto sobre las enfermedades del corazón, cáncer, diabetes y más.

Fuente: La Razón
También puedes consultar:

Hallan un biomarcador para la enfermedad de Alzheimer

Dormir mejor proteger contra el Alzheimer

Comenta y se parte de nuestra comunidad