La dieta aproteica se fundamenta en disminuir la cantidad de proteínas presentes en la dieta.

¿Cuándo es recomendable?

La dieta aproteica, basada en la reducción de las proteínas en balance con otros nutrientes, está fundamentalmente recomendada ante la presencia de ciertas enfermedades, como la insuficiencia renal o disfunción hepática. Cabe recordar que la ingesta recomendada de proteínas se ubica entre los 0,9 y 1,1 gramos por kilo de peso corporal. Con la dieta aproteica no debe exceder del rango entre los valores 0,5 y 0,8 gramos/kg.

Qué comer

En la dieta aproteica se disminuyen las proteínas tanto de origen animal y vegetal. Esto se traduce en una menor presencia de alimentos como la carne, los huevos, los pescados y los productos lácteos, así como igualmente algunas verduras incluidas entre las principales fuentes de proteínas. Hay algunos alimentos fabricados específicamente para ser consumidos por personas que padecen de ciertas enfermedades.

Por ejemplo, pan, pasta y galletas aproteicas, es decir, sin proteínas lácteas.

 A continuación un menú tipo de dieta aproteica.

Desayuno: Yogur bajo en grasa con frutas o macedonia de frutas con café o dos galletas con mermelada.

Comida: 70 gramos de pasta con tomate o 130 gramos de sopa de verduras. Como segundo evitar la carne roja, con más proteínas, y optar por la carne blanca, como pavo, pollo o conejo.

Merienda: Una pieza de fruta.

Cena: Pollo con espinacas o ensalada de verduras sin sal y una pieza de fruta.

¿Quién debe seguir la dieta aproteica?

La dieta aproteica es sugeridad para las personas que padecen insuficiencia hepática o renal. Estos órganos, de hecho, están directamente involucrados en el metabolismo de las proteínas. El hígado se encarga de la descomposición de los aminoácidos. Este producto del metabolismo se excreta en la orina a través de la acción de los riñones.

Si éstos no funcionan bien o se origina demasiada urea, luego de un consumo excesivo de proteínas de la dieta, el resultado será un incremento en la concentración de sustancias nitrogenadas en la sangre. Y lo que se llama la uremia, causando en los casos más graves insuficiencia renal.

El hígado puede funcionar mal en los casos de insuficiencia hepática o por una acumulación de amoníaco en la sangre, que logra trabajo a hepatitis viral o cirrosis hepática. La dieta aproteica sirve para disminuir la carga de trabajo del hígado y los riñones y para prevenir la aparición de trastornos especialmente complicados.

Fuente: Ellahoy

También puedes consultar: 

Pautas para bajar de peso con una alimentación sana

¿Cómo incorporar fibra en la dieta?

Comenta y se parte de nuestra comunidad