Te damos estos consejos de cómo alaciarlo sin calor. ¡Quedará genial!

Prepara tu cabello. Debe de estar de preferencia húmedo, pero no empapado, y obviamente limpio. Lo ideal es que lo hagas justo después de bañarte.

Peina. Para lograr un liso perfecto, lo más recomendable es que uses alguna crema para desenredar tu cabello, luego pasa un peine de dientes anchos hasta que quede completamente libre de nudos.

Comienza el turbante. Toma un mechón de la parte superior de tu cabeza justo a la altura de la coronilla y coloca una pinza. Aunque también puedes obviar este paso y obtener grandes resultados.

Dale forma. Comienza a llevar todo el cabello del lado contrario al que normalmente lo peinas con un cepillo (si te peinas con el fleco hacia la derecha, comienza a peinar hacia el lado izquierdo). Lo ideal es que lo hagas mechón por mechón, para que puedas ir sujetando cada uno independientemente. El truco está en que debes hacerlo peinando muy bien y apretando, mientras colocas las pinzas enfrente y atrás. Si tu pelo es muy largo, puedes darle más de una vuelta a tu cabeza.

Ten mucha paciencia. Una vez terminado el proceso debes esperar a que tu cabello se seque completamente para después repetir el proceso hacia el lado contrario para lograr mejores resultados. Si planeas hacerlo antes de irte a dormir, no olvides colocarte una camiseta en la cabeza para evitar que se caigan las pinzas mientras duermes.

Fuente:
También puedes consultar:

¿Cómo saber si la caída del cabello estacional?

Tratamientos nocturnos para el cabello

Comenta y se parte de nuestra comunidad