Juancho toda la vida se había considerado un soldado “siempre listo” en sus encuentros amatorios con su pareja. Sin embargo, con 45 años de edad, notó que su deseo sexual estaba totalmente ausente y que sus habituales erecciones matutinas también se habían esfumado. Lo invadió una sensación de desaliento, como si de Sansón se tratara, al ver que hasta su fuerza y vitalidad habían disminuido, y no por un corte de cabello. Una visita al especialista y varios exámenes médicos lo identificaron entre los hombres que padecen Hipogonadismo tardío masculino.

Si bien es un estigma establecido desde hace siglos que el hombre tiene la naturaleza de siempre desear tener sexo o algún tipo de intimidad, la realidad es que existe un porcentaje importante  del género masculino que, como Juancho, pierde el interés sexual en algún momento de su vida, en especial después de los 40 años.

El endocrinólogo Roald Gómez, nos explicó a qué se debe este problema que preocupa a tanto a los hombres como a sus parejas y cómo solucionarlo.

«Hay factores tanto biológicos como externos. Dentro de los factores externos están: el hábito del cigarro, el consumo frecuente de alcohol  y analgésicos, el estrés; elementos que condicionan a que el hombre de una u otra manera pierda el deseo sexual. Sin embargo, después de los 40 años de edad, hay una reducción progresiva de las hormonas sexuales y eso indiscutiblemente es un factor que va colaborando a la desaparición de este deseo. Por otra parte,  también hay muchos jóvenes que no se salvan por un defecto en la producción de testosterona muy posiblemente.

Para tratar esta condición, lo primero que hay que hacer es determinar si se trata de un asunto de estrés, o si está ocurriendo un daño interno (a nivel testicular, de hipotálamo o hipófisis) y luego indicar el tratamiento apropiado que sería terapia de remplazo hormonal con testosterona mejorando notablemente la calidad de vida del paciente y reduciendo la incidencia de enfermedades asociadas como síndrome metabólico y enfermedades cardiovasculares», indicó el doctor.

Estadísticas

“Los niveles de testosterona declinan normalmente con el avance de la edad y aproximadamente 25% de los hombres maduros tienen de ligera a moderada deficiencia de testosterona. Entre los 40 y los 50 años, hay una probabilidad de 5% a 7% de padecer Hipogonadismo (una afección en la cual los testículos en los hombres y los ovarios en las mujeres producen pocas o ninguna hormona sexual), pero a medida que avanza la edad la probabilidad se incrementa de 35% a 40% en hombres de 80 años o más”, de acuerdo con el especialista en Medicina Interna y Endocrinología.

Fuente: Doctor especialista en Medicina Interna y Endocrinología, Roald Gómez Pérez.

También puedes consultar:

 

Comenta y se parte de nuestra comunidad