Un equipo de científicos del Instituto Federal suizo de Tecnología (EPFL) ha realizado un experimento con ratones cuya conclusión ha evidenciado el poder sinérgico para reducir la progresión de ciertos tumores cerebrales muy agresivos como el glioblastoma, al combinar fármacos anticoagulantes con antidepresivos comunes. El estudio ha sido publicado en la revista Cancer Cell.

Para llevar a cabo el experimento, los expertos suministraron a los ratones una terapia combinada de antidepresivos (administrados de forma oral) y de anticoagulantes (mediante inyección) entre cinco días y una semana. El tratamiento no curó a los animales, pero sí consiguió retrasar la progresión de la enfermedad.

Por ello, conjuntar la acción de los antidepresivos con los anticoagulantes provocaba en el organismo de los ratones la interrupción, por dos vías biológicas distintas, de la tasa de autofagia celular, ya que ambos lograban una sobre estimulación del sistema provocando la rápida muerte de las células cancerígenas.

¿Se estaría ante una nueva estrategia terapéutica? “Aún no sabemos si los pacientes podrán beneficiarse de estos tratamientos. Parece que estos fármacos deberían combinarse con otros tipos de medicamentos oncológicos para obtener un beneficio claro en el tratamiento de los pacientes con glioblastoma”, explica Douglas Hanahan, líder del estudio, pero los científicos se muestran esperanzados ante esta nueva vía.

Fuente: Muy Interesante
También puedes consultar:

¿Qué pasa si tomo antidepresivos y alcohol?

Los antidepresivos pueden aliviar el dolor crónico

Comenta y se parte de nuestra comunidad