Todos los cambios que ocurren en el cuerpo de la mujer embarazada suponen un trabajo extra para sus órganos. Y si hablamos de su corazón, aún más. «El embarazo es realmente una prueba de esfuerzo para el sistema cardiovascular», afirma Barbara A. Cohn, responsable principal del trabajo, que acaba de publicar la revista ‘Circulation’, de la American Heart Association.

Si a ese estado especial de la mujer en gestación se le añade complicaciones como partos prematuros o preeclampsia, aumenta el riesgo de que mueran en el futuro por enfermedad asociada al sistema cardiovascular. De hecho, Estados Unidos y España son países donde estas afecciones son causa principal de fallecimiento en la población femenina.

embarazo

¿Por qué hay mayor esfuerzo en el cuerpo de la mujer embarazada?

Los expertos explican que durante la gestación todos los cambios fisiológicos se producen para mantener la viabilidad del embarazo y el feto. Algunos de esos cambios que ocurren en el cuerpo de la mujer afectan directamente al corazón y su función, y suponen un esfuerzo extra para este órgano.

En primer lugar, el gasto cardiaco –el volumen de sangre que bombea el corazón por minuto- aumenta alrededor del 50%. Y al final del embarazo, el útero recibe la quinta parte del volumen sanguíneo total. Como consecuencia, la frecuencia cardiaca -número de latidos por minuto- aumenta en reposo: Pasa de 60-70 pulsaciones/minuto a 80-90.

Por otra parte, la tensión arterial suele disminuir.

¿Cuánto se arriesga la salud de la mujer embarazada cuando surgen complicaciones?

Por todo lo anteriormente explicado, y tras varios análisis que recogen información de un total de 15.528 mujeres embarazadas en Oakland (California) entre 1959 y 1967, un equipo de especialistas del Instituto de Salud Pública de Berkeley (California, EEUU) concluyó que las complicaciones que se registran durante el embarazo podrían repercutir en el funcionamiento del corazón y aumentar el riesgo de morir por enfermedad cardiovascular en el futuro.

Después de un seguimiento de más de cinco décadas, en 2011, 368 (con una media de 66 años) fallecieron por enfermedad cardiovascular.

Los investigadores observaron que complicaciones como la preeclampsia, partos prematuros y bebés más pequeños de lo que corresponde a su edad gestacional incrementaban el riesgo de morir por daños en el corazón y el sistema vascular.

embarazo-tension_articulo_landscape

En números

El estudio de Berkeley precisa que:

1- Las probabilidades de morir por enfermedad cardiovascular se multiplicaban por 7,1 cuando la madre ya era hipertensa y tenía un parto prematuro.

2- Si además de hipertensas, desarrollaban preeclampsia, es decir, les sube aún más la tensión y presentan niveles elevados de proteína en la orina, el riesgo de fallecimiento por problemas cardiovasculares se incrementaba 5,6 veces.

3- Las mujeres con hipertensión y con bebés de bajo peso tienen un riesgo 4,8 veces mayor de morir.

4- Aquellas en las que la presión arterial comienza a ser alta a partir de la segunda mitad del embarazo y tienen partos prematuros son cinco veces más propensas a morir por enfermedades cardiovasculares.

5- Las madres con altos niveles de azúcar (diabetes), otra de las patologías inducidas por el embarazo, presentaban un riesgo 4,2 veces mayor.

6- Igualmente la anemia (reducción de la hemoglobina) en las mujeres embarazadas es una complicación que los investigadores identificaron las predispone a fallecer prematuramente en el futuro.

Pese a lo alarmante de estas informaciones, los responsables del estudio señalan que deben asumirse como una oportunidad de oro para adoptar medidas de prevención ante el riesgo cardiovascular. Por ejemplo asumir una dieta equilibrada, hacer ejercicio, eliminar el tabaquismo y el estrés.

Fuente: elmundo.es

También puedes consultar:

Consejos para tener un embarazo saludable

Comenta y se parte de nuestra comunidad