El brillo en la cara se hace más visible en la temida zona llamada “T”, y se origina por una producción excesiva de las glándulas sebáceas.

Además, el cutis graso guarda relación con una cuestión genética, con cambios hormonales, con el estrés y con el uso de métodos anticonceptivos.

El calor también puedes ser un factor que influye en el brillo facial, pues motiva la sudoración. Para combatirla de forma natural sigue estos simples consejos:

  1. Hidrata y exfolia. Bebe mucha agua, lava tu rostro con jabones no grasosos y exfólialo para limpiar impurezas y células muertas
  2. Mascarilla con agua de arroz. Coloca a cocer arroz durante 20 minutos y luego con el agua obtenida, limpia tu rostro dos veces al día, por la mañana y por la noche. Los resultados se pueden ver en cuatro días.
  3. Tónico astringente. En agua hirviendo coloca menta y perejil (100 gr. de cada uno), deja que destile durante 20 minutos, luego que repose 10 minutos más. Aplicátelo luego de lavarte la cara con agua de arroz.
  4. Mascarilla casera. Durante 10 minutos deja reposar 3 hojas de laurel seco en agua hirviendo, luego mezcla la infusión con una mezcla elaborada en base a la clara de un huevo y 1/2 tomate picado. Usa un pincel para aplicarte la mascarilla en la zona “T” del rostro. Deja que actúe durante 15 minutos.
  5. Aleja de ti el estrés. La tensión genera que se liberen toxinas y, por ende, se produzca un rostro graso así que por más que te veas tentada a estresarte aleja eso de ti.

Fuente: Informe 21
También puedes consultar:

Tratamientos antiaging para tu rostro

¿Quieres saber cómo tener un rostro más joven?

Comenta y se parte de nuestra comunidad