A la mayoría de las personas les gusta la pizza con ingredientes con sabor salado, aunque también hay algunos cuantos a los que les gustan las que tienen algún toque dulce, generalmente usando algún tipo de fruta. ¿Y qué tal si probamos una combinación de ambos casos con esta pizza de manzana y cebolla caramelizada?.

Además, en la cocina hay que innovar constantemente y descubrir nuevas posibilidades. ¡Manos a la obra!

Ingredientes:

Para la masa:

1 taza de agua tibia

1 envoltorio de levadura seca (10 gr)

1 cda de azúcar

1 cda de miel

1 1/2 cda de aceite de oliva

3 tazas de harina

1 1/2 cucharadita de sal

Para la cubierta:

4 cdas de mantequilla sin sal

1 cebolla cortada en rodajas finas

1 manzana cortada en rodajas

220 gr de queso azul desmenuzado

Preparación:

Antes de comenzar con la preparación, debes pre-calentar el horno a 200 ºC.

Masa:

Coloca el agua, la levadura, el azúcar, la miel y el aceite de oliva en un tazón, mezcla suavemente. Deja que la mezcla repose durante 5 minutos.

Mientras tanto, tamiza la harina y la sal. Agrega la mezcla de harina a la mezcla de levadura de a 1/2 taza a la vez hasta que la masa comience a formarse. Pon la masa sobre una superficie ligeramente enharinada y amasa hasta que esté suave, alrededor de 8 a 10 minutos.

Forma una bola con la masa y colócala en un bol, puedes cubrirla con papel film o una toalla húmeda y colocarla en un lugar cálido. Déjala allí hasta que la masa doble su tamaño, aproximadamente 2 horas.

Pasadas las 2 horas, golpea la masa y gírala en una superficie limpia y enharinada. Divídela en dos partes iguales, pon un poco de harina en dos asaderas y coloca las masas. Luego, perfora las superficies con un tenedor, y pon una pequeña cantidad de aceite de oliva encima. Refrigéralas mientras preparas la cubierta.

Cubierta:

Derrite la mantequilla en una sartén a fuego medio-bajo y agrega la cebolla. Carameliza la cebolla durante 10 a 12 minutos, revolviendo ocasionalmente. Añade la manzana en rodajas y continúa caramelizando durante otros 6 a 8 minutos. Sazona con sal y pimienta y deja que la mezcla se enfríe.

Quita las masas de la nevera y cubre cada pizza con 110 gr de queso azul desmenuzado y la cebolla y manzana caramelizadas.

Hornéalas durante 12-14 minutos o hasta que estén doradas y crujientes. Déjalas enfriar agrégales tomillo fresco y pimienta molida negra.

Fuente: imujer.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad