El sexo además de un placer, es una necesidad, y por ello nuestro cuerpo nos da señales de que hace falta.

Falta de sueño: La actividad sexual ayuda a segregar una hormona conocida como oxitocina, trascendental para tener un sueño adecuado y placentero.

Mal humor y estrés: Asumir altibajos en el carácter, en especial en el ámbito social, es una probabilidad de que el cuerpo requiere sexo.

  • Incrementan las fantasías: en mayor o menor medida, toda persona sueña o tiene presentes algunas prácticas sexuales. En caso de falta de sexo estas incrementan.
  • Falta de brillo en la piel: Cuando se practica sexo con asiduidad, los poros de la piel se abren y liberan las impurezas que se suelen acumular y que dan lugar a las imperfecciones.
  • Menos sociabilidad: el dejar de tener prácticas sexuales puede causar un aislamiento social.
  • Malestares físicos: La falta de sexo disminuye la producción de serotonina y endorfinas.
  • El peligroso sentimiento de soledad: el sentir soledad puede llevar a tomar decisiones poco acertadas, en especial cuando de sexo se trata.
Comenta y se parte de nuestra comunidad