Para mantenerse en forma y saludables las personas no necesariamente deben inscribirse en un gimnasio. Las actividades en familia e incluso los oficios del hogar pueden convertirse en un buen momento para ejercitarse.

La Organización Mundial de la Salud recomienda realizar 60 minutos de actividad física moderada todos los días de la semana, o al menos 300 minutos acumulados en los siete días para lograr ese objetivo.

 

Las oportunidades para ejercitarse son muchas: improvisar un gimnasio con una pelota para pilates, seleccionar objetos para utilizarlos en forma de pesas y colocar música para hacer ejercicios pueden ser algunas alternativas. Los oficios del hogar también ayudan a quemar grasas.

Los canales de televisión también transmiten programas para que las personas puedan realizar sus rutinas de ejercicios con un entrenador virtual y hay consolas de video que tienen programas de entrenamiento e inclusive miden el Índice de Masa Corporal (IMC) y el peso. Con esta alternativa, grandes y chicos pueden practicar tenis, beisbol, ejercicios para mejorar el equilibrio, esquí y ejercicios para tonificar los músculos.

Otras opciones son utilizar las escaleras en vez de los ascensores, llevar a los niños al colegio a pie en lugar de ir en vehículo, bajarse del autobús una parada antes, convertir algunos fines de semana en días para realizar carreras y competencias familiares, pasear en bicicleta, realizar deportes  como la natación , fútbol, bailar, etc.

Una dieta saludable, abundante en frutas y vegetales, además de la reducción de los niveles de estrés, dormir como mínimo ocho horas diarias y compartir tiempo de calidad con los seres queridos ayudan a mejorar la calidad de vida.

 

También es importante limitar el consumo de alcohol y eliminar el cigarrillo para tener una salud a toda prueba.

Fuente: atusaludenlinea.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad