Los presentes estilos de vida poco saludables, alimentación deficiente y falta de ejercicio intervienen a largo plazo para sufrir enfermedades cardíacas o padecimientos crónicos que las originan de forma secundaria, expresó el cardiólogo Jesús Manuel Acosta.

El especialista adscrito al Hospital General Regional (HGR) Número 1 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Chihuahua, mejor conocido como Hospital Morelos, apuntó que estos padecimientos crónicos son diabetes e hipertensión.

El médico especialista expuso que el infarto o enfermedad cardíaca coronaria es la manifestación grave más frecuente que afecta al corazón. A su vez el especialista indicó qué ocurre cuando el vaso sanguíneo del corazón se bloquea y frena que la sangre oxigenada fluya libremente al músculo cardíaco, lo que produce que esta zona (segmento no irrigado) falle y muera.

Habitualmente, puntualizó, las enfermedades cardíacas son consecuencia del mismo deterioro de las arterias a consecuencia de la edad. Aunque, resaltó, un número significativo de casos están directamente atañidos con los malos hábitos alimenticios y falta de actividad física que la persona ha llevado a lo largo de su vida.

Lee: Previene el cáncer gracias al consumo de una buena alimentación

Igualmente, Acosta subrayó que las personas mayores de 65 años son los más expuestos a soportar estos padecimientos, seguidos por el grupo de los 50 a 59 años de edad.

El experto reveló que hay factores de riesgo que aumentan la posibilidad de sufrir esta enfermedad como pueden ser los antecedentes familiares, la edad avanzada, colesterol elevado, fumar, sedentarismo y la mala alimentación.

Pero sin duda, resaltó que quienes sufren de sobrepeso u obesidad, diabetes mellitus, hipertensión o síndrome metabólico, son los más propensos a desencadenar una enfermedad cardíaca.

Desgraciadamente, señaló, las enfermedades cardíacas no siempre manifiestan síntomas previos sino hasta que se presenta el infarto.

Por tal razón, dijo que el Instituto exhorta adoptar hábitos saludables conformados por una alimentación balanceada con menos grasas, azúcares y con más frutas, verduras, fibras, agua natural y procurar la carne blanca.

mantener-una-alimentacion-sana-y-saludable

Es trascendental evitar los vicios como el alcohol y tabaco e iniciar con una actividad física que puede ir desde una caminata de 30 minutos al día hasta una disciplina deportiva por lo menos tres veces a la semana, consideró.

De lograrse esta disciplina, indicó, se conserva el cuerpo en forma, fortalecer el corazón, liberar el estrés y evitar el sobrepeso.

Finalmente, recomendó a los habientes a realizarse chequeos médicos periódicos por lo menos una vez al año, con el fin de descartar cualquier sufrimiento y recibir orientación para detectar cualquier irregularidad.

También puedes consultar: Alimentación ancestral una forma de frenar la obesidad 

Fuente: Informador

Comenta y se parte de nuestra comunidad