Son muchos los padres que inscriben a sus hijos en actividades deportivas en vacaciones. Todos los deportes tienen riesgos de ocasionar lesiones, algunos más que otros.  Por lo general, mientras más contacto haya en una práctica más riesgos hay. La mayoría de las lesiones deportivas afectan los tejidos blandos del cuerpo, sólo un 5% de las mismas involucran fractura de huesos. Sin embargo, las áreas donde crecen los huesos de los niños son muy susceptibles a sufrir lesiones en la fase de la pubertad.

Ethy Oziel, médico cirujano y fisiatra, especialista en medicina deportiva, señala que “el deporte en vacaciones debe ser divertido y libre. Para ello, el niño debe escoger lo que quiere hacer, no debe ser impuesto”. Y como segundo aspecto, indica que el deporte “debe formar parte de la vida de todos los niños desde temprana edad”, ya que le enseña al niño a: competir sanamente, qué significa ganar,  qué significa perder, disciplina, a trabajar en equipo, se reconoce sus virtudes, reconoce a los demás, sus limitaciones, identifica la de los demás, le da estrategia, foco y lo va formando para el futuro.

“Las lesiones traumáticas son inevitables, le puede pasar a una persona en cualquier momento, bien sea en una cancha de futbol o en una cancha de rugby, como le puede pasar a una persona caminando por la calle, es algo que no se puede predecir”, explica Oziel. Pero, si podemos prepararnos para que las lesiones asociadas a ese deporte no sucedan. Por ejemplo: “Qué pasa con el niño que metemos a practicar futbol, pero no lo preparamos para el futbol. Y cuando está en la cancha el entrenador le dice, corre más rápido, pero es que nunca lo enseñó a correr, nunca le dijo que debía contraer los abdominales para correr, nunca se los trabajó. Es decir, que la parte más importante que es la preparación física, también va asociada a los niños. Ya que la idea es hacerlo un atleta integral”.

Lee: ¿Qué hago si mi hijo se cae y se fractura?

Asimismo, expresa que lo más importante no es tener un niño que juegue futbol, sino que tenga una gama de deportes y que después él escoja el que quiera y sea bueno.  Es abrirle la oportunidad de desenvolverse en lo que quiere.

Es importante poner atención al contexto la lesión, los padres deben observar, si el niño se queja, sino se queja, cuándo se  queja,  se queja cuándo está cansado o se queja de verdad todos los días, se queja cuando está en entrenamiento o cuando le toca ir a la práctica porque no quiere ir, cambia su forma de caminar, le duele cuando sube  y baja escaleras, se queja en la mañana o en la noche, arruga la cara, qué te dice el entrenador, se cayó, se levantó él solo, lo ayudaron, sangró, se le inflamó, entre otros aspectos.

lesiones-deportivas

Con respecto a las lesiones asociadas al crecimiento, suceden porque el hueso se estira más rápido que el tendón, y el tendón está inserto en una parte del hueso que no está lo suficiente madura, y lo Hala y el hueso se desprende un poquito, que es lo que se llama osteocondritis. Puede dar en la cara exterior de la rodilla, en el talón o en el Aquiles. “En este caso, hay que hacer un buen diagnóstico, ya que el mismo tiene cura. Algunos niños que lo padecen, hacen crisis de dolor. Pero al cabo de unos meses vuelven a su actividad deportiva sin problemas. Se le enseñan algunas medidas de manera de prevención. Como lo es el uso de hielo después de entrenar, el estirar, a calentar antes de entrenar. A eso lo llamamos higiene deportivo, que es algo que debe aprender el niño cuando está creciendo y está comenzando a hacer deporte”, indica la experta.

A su vez, recomienda llevarlo a un especialista antes de que el niño comience una actividad deportiva, además para descartar cosas como: escoliosis que sucede durante el crecimiento, acortamiento debilidades, entre otros aspectos.

Un tips clave, es lo que la especialista llama la Ley de los 10 días, “que si el niño tiene un dolor, que ya pasaron los 10 días y todavía se sigue quejando de él, que se hace más intenso con el paso de los días, que no aparece solo en el deporte sino en la actividad de vida diaria es porque definitivamente el niño está lesionado y hay que llevarlo a un médico”. Exhorta a no automedicarlo, ni colocarle cremas o masajes.

422210

Hay estructuras esqueléticas que te ayudan a rendir mejor en unas actividades deportivas que en otras y se puede canalizar al niño en ellas.

Por ejemplo a los 6 años el niño tiene estructurada su alineación del pie, es decir, su pisada. Su alineación de miembros inferiores, ya sabemos cómo él va a correr. Tiene estructurado la diferencia del ancho de sus hombros con el ancho de su cadera, ya todo eso está formado. Lo que puede pasar con el transcurrir del tiempo es que se va a estirar y va aumentar de tamaño a lo largo y a lo ancho. Pero hay cosas básicas que ya están allí. De hecho se puede hasta predecir su tamaño. A través de un examen que se llama edad ósea, que es una radiografía de la mano izquierda donde te miden el espacio que queda en los núcleos de crecimiento y se puede definir más o menos cuánto va a medir a persona.

El especialista no es quién para decirle a una persona, no lo hagas, se habla con los padres sobre el niño, se busca complementar la actividad con una donde pueda tener mayor rendimiento y se a menos propenso a sufrir lesiones, Pero jamás se le prohíbe hacer la actividad deportiva que desea hacer. El especialista lo va ayudar para que lo practique y cuando tenga lesiones lo va ayudar para mejorar, pero no le voy a decir que no lo haga.

También puedes leer: Probabilidades de fractura se triplican en mujeres

Recomendaciones
  • Evitar la automedicación
  • Evitar mitos y consejos de dudosas procedencia, ya que eso sólo retarda el diagnóstico y el tratamiento.
  • Antes de comenzar a realizar el deporte hagámosle una revisión general integral al niño, desde el punto de vista muscular y esquelético. Para hacer una pesquisa de patología importantes, como escoliosis, enfermedades ósea, tipo de pisada entre otras.

Para quienes deseen más información pueden contactar a la especialista a través de sus redes sociales @EthyOziel

Comenta y se parte de nuestra comunidad