Cambia tu rutina de entrenamiento

Centrarse en mejorar el nivel técnico la ejecución de ejercicio, dejando de lado la obsesión por levantar cada vez más peso.

Incluir otras rutinas como Spinning, Pilates, abdominales.

Probar con el running, salto de cuerda, entre otros.

Comienza con un deporte colectivo como fútbol, básquet o tenis, lo cual fortalecerá además tus relaciones sociales.

Afronta un reto como preparar un maratón o una carrera, aprender a bailar salsa, o hasta practicar un arte marcial puede ser una motivación extra para seguir entrenando.

Fuente: Vitonica.com atusaludenlinea.com

 

 

Comenta y se parte de nuestra comunidad