Además de cuidar con absoluta dedicación cada uno de los personajes y producciones que crea, en cine, teatro o televisión, el primer actor y director Héctor Manrique también dedica espacio en su vida a proteger la salud de su cuerpo.

Desde entrenar subiendo la principal montaña de Caracas: el Ávila, hasta sesiones de pilates, este excelso intérprete destaca la importancia de mover el cuerpo para oxigenarse, relajarse y mantenerlo a tono para todas las exigencias físicas y mentales que enfrenta el actor.

Calentar antes de entrar en escena, práctica de pilates en su casa o mientras lee, son parte de las actividades físicas con las que activa su cuerpo.