Las ampollas, no son más que unas bolsitas llenas de líquido, las cuales aparecen por el roce continuo de la piel con otro material. Curiosamente, las ampollas son un mecanismo de defensa de la piel, gracias a que actúan como amortiguador del roce y, de alguna manera, protegen tu pie. Pies 1

También puedes consultar: Remedios para la distensión abdominal

Prevención
Tal y como vamos a ver no solo hay que ser precavidos con los zapatos también con la elección de las medias. Para prevenir las rozaduras y las consiguientes lesiones de la piel, puedes aplicar una crema que incluya óxido zinc y silicato de magnesio para ablandar la piel y para reducción la fricción con las medias. Los polvos de zinc y el magnesio también son capaces de mantener el pie más seco al absorber el sudor.
A la hora de elegir las medias tratar de inclinarte por aquellas de telas finas. Deben ser del tamaño exacto del pie, ni demasiado largas ni demasiado cortas. Para prevenir la aparición de ampollas también es conveniente lavar y secar bien los pies, recortar las uñas adecuadamente y elegir los zapatos y calcetines transpirables.
Si eres un amante del deporte, un buen remedio es aplicar ungüentos a base de vaselina en las áreas de mayor riesgo.
Además, tan pronto como se sienta alguna molestia, es importante lavar la zona con agua y jabón, aplicar un antiséptico y poner una gasa para proteger el pie, especialmente cuando las ampollas aparecen en la planta. Todas estas precauciones ayudarán a prevenir los pies hinchados y la formación de heridas abiertas e infectadas.Pies 2

También puedes consultar: Remedios naturales para aliviar la sequedad vaginal

Remedios naturales
Para tratar las ampollas en los pies es de mucha ayuda los baños a base de sustancias naturales combinadas con agua tibia. Usa el aceite esencial de menta, de tomillo o de eucalipto. Otra solución es el baño de agua tibia con sal y bicarbonato. Estos remedios se utilizan para suavizar e hidratar la piel. Menta, tomillo y eucalipto tienen un efecto calmante, refrescante, antiséptico y antibacteriano. También podemos aplicar unas rodajas de limón o un diente de ajo machacado. Todo cubierto con una gasa, se deja actuar durante una noche. También puede ser útil el aceite de oliva o la aplicación de hojas de geranio picadas y mezcladas con leche.
El baño de pies con lavanda es un remedio que debe repetirse cada noche, combinado con otro bálsamo como el árbol de té y caléndula, componentes capaces de actuar contra las bacterias y la inflamación.Pies 3

También puedes consultar: Mascarilla de auyama: Para disminuir las manchas y arrugas

Fuente: Ella hoy