Los alimentos que son ricos en cobre, como la nuez, soya o mariscos, entre otros, contribuyen activamente a evitar la anemia, además de que ayudan a la producción de energía en el cuerpo.

Datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) revelan que la deficiencia de cobre se ve reflejada en niveles bajos de neutropenia, leucopenia, anemia hipocromía resistente a la terapia con hierro y alteraciones óseas semejantes al raquitismo.Hierro

También puedes consultar: Naranja y zanahoria contra la anemia

Recomendación
La ingesta diaria de cobre recomendada para una persona de 70 kilogramos debe ser de 0.88 mg, señala la campaña »Cobre, esencial para el mundo sustentable» de ICA Latinoamérica.
Entre los alimentos ricos en cobre que se pueden incorporar a la dieta se encuentran la avena, almendras, cacahuates, nuez, legumbres, pollo, huevo, pera, leche, manzana, mariscos, entre otros. Avena

También puedes consultar: Vitaminas con las que tu cuerpo tendrá un mejor funcionamiento

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) de igual forma enfatizó que el cobre es necesario para el ser humano gracias a su participación como componente de importantes sistemas enzimáticos.
Los más conocidos son el de la ceruloplasmina, superoxidismutasa, lisil oxidasa y citrocromo c oxidasa.
En condiciones habituales de alimentación, el aporte nutricional de cobre es suficiente ya que casi todos los alimentos lo contienen. Así, el cobre previene la anemia y enfermedades óseas, detiene el daño celular, mejora la calidad de los tejidos y la piel, ayuda a la cicatrización, participa en la síntesis de algunas hormonas como la insulina y niveles adecuados de colesterol.Nutrición

También puedes consultar: Nutrición apropiada para la tercera edad

Fuente: Informador

Comenta y se parte de nuestra comunidad