Hijos. Muchas son las parejas o personas solas que quieren tener descendencia. Conscientes o inconscientes, son diferentes los motivos que las impulsan a tener hijos: desde la simple perpetuidad de la especie (o más honestamente, de la rama de su familia), pasando por el amor de “dar vida” en un sentido amplio a esos seres, hasta la “urgencia” de no quedarse solos.

Pero, ¿cuántos se detienen a pensar en la crianza de los hijos? ¿Están conscientes quienes desean ser padres de la importancia y responsabilidad de lo que enseñan, los ejemplos que dan y las experiencias formadoras de esos niños?

“Nadie nace aprendido”, se dice popularmente y cuando se trata de ser padres y formar a los niños esta expresión adquiere una certeza innegable. Con tan solo conversar con varios de estos adultos se evidenciará que hay diferencia de opiniones con respecto a la crianza y que la gran mayoría defiende, u opta por comodidad, repetir lo hecho en este sentido por sus propios padres. Acertado o no, saludable emocionalmente o no… pocos se detienen a reflexionar en ello.

“De cómo criamos hoy a nuestros niños y adolescentes, dependerá que construyamos un mundo más humanizado”. Esta es la bandera que iza Berna Iskandar, especialista en temas de crianza alternativa y derechos de la infancia.

“La manera de valorar la infancia aún es hegemónica en el mundo. Esta manera de mirar al niño como a una persona que básicamente o inherentemente es mala, al que hay que doblegar porque si no se va a convertir en un asocial. Y hay que frustrarlo, enseñarle los límites de la convivencia a través de medios represivos, del no, de la inhibición. Eso es más o menos lo que nos han enseñado, la manera como la gran mayoría fuimos criados mediante este modelo autoritario directivo”, describe Iskandar.

padre regaña fuerte a su hija

LEA: Maltrato infantil: Un mal que continúa vigente

La disciplina humanizada se sale de este cauce. “Siempre han existido grupos o personas que se plantean cambios de paradigmas a lo largo de la historia, esto no es una novedad. Tal vez la forma como se está planteando (en cuanto a la crianza de los hijos) sea la novedad”.

Con Disciplina Humanizada “la propuesta es entender que el niño puede ser educado sin necesidad de acudir a castigos, golpes, reprimendas, que hay alternativas amorosas, respetuosas y conscientes, comprendiendo las necesidades del niño para acompañarlo positivamente en el reconocimiento de los límites, la disciplina, la empatía y el respeto a sí mismos y a los demás”, resalta la periodista.

Padres, los primeros en la fila…

Pero esta tarea no comienza a partir de los hijos. Son los padres quienes primero deben comenzar a hacer un trabajo de reflexión, autoconocimiento interior para rendirse ante los miedos, dolores y carencias emocionales, incluso frustraciones y traumas de su crianza que marcan, de manera consciente o inconsciente sus patrones actuales de sentir, pensar y hacer.

En ese mismo sentido, Berna Iskandar señala que “el trabajo comienza por nosotros, los adultos. Tenemos que recorrer nuestro propio camino de transformación, de autoconocimiento para entender las maneras en que se aproximaron a nosotros, con toda la mejor intención del mundo, nuestros padres, y los abuelos hacia nuestros padres, porque creyeron que así estaban educando, pero sin embargo abusaron. Incurrieron en violencias concretas como sutiles. Porque violencia no es nada más pegar, castigar, gritar, humillar, amenazar o premiar. Violencia también es desatender, por ejemplo, el llanto del niño. Cuando escuchamos y hacemos caso a ‘no lo cargues porque lo vas a malcriar’, ponemos límites a sus necesidades psico-afectivas, y eso también es violencia”.

niños-maltratados-a-tu-salud

LEA: El abuso emocional causa tanto deterioro como el abandono

“Empujar a un niño con el fin de que haga algo para lo que aún no ha madurado, desde el punto de vista del niño, es violencia. Nos empujaron para ser o para responder de una manera que no correspondía a nuestro momento evolutivo. Cuando queríamos ser niños movedizos, traviesos, exploradores, cuando queríamos expresar una disconformidad nos hacían retroceder, nada más que con la mirada. Porque sabíamos que si seguíamos adelante iba a ser más doloroso. Teníamos que comportarnos como adultos. Y esa es la manera como se pensaba y se sigue pensando que deben ser disciplinados los niños”, reflexiona.

Analiza la creadora del espacio “Conoce Mi Mundo”, que los adultos ya convertidos en padres ratifican y repiten tal patrón de comportamiento.

“Perdimos memoria de la humillación que sentimos cuando fuimos tratados así. El dolor, el abuso y el desamparo que sentimos con estos métodos o modelos de crianza, al no ser registrados conscientemente, los repetimos ciegamente. Entonces lo primero que tenemos que hacer es un trabajo de autoconocimiento para registrar emocionalmente, la experiencia. Desde ese lugar consciente, tendremos recursos para no repetirlo con nuestros hijos”.

¿Cómo logra la Disciplina Humanizada la formación de los niños?

Berna Iskandar señala que existe “mucha información falsa acerca de lo que los niños son y necesitan. Hay muchas doctrinas hostiles, médicas, psicológicas, educativas hacia la infancia. Son las que proponen estos métodos represivos para educar, estos métodos que cercenan la capacidad de crítica del niño, su desarrollo sano, con respeto a su integridad como persona”.

Comenta que en los espacios de formación que dirige, trabaja mostrando las necesidades psico-afectivas reales del niño, qué puede esperarse del niño de acuerdo a su edad, todo ello con el fin de guiar a los padres en un mejor modo de crianza, basado en el amor, comprensión y respeto de los infantes.

padre habla con su hijo

“Es necesario comprender que la conducta del niño nunca es por mero capricho, siempre se explica por su relación con el adulto cuidador, su edad o momento evolutivo y las circunstancias que le rodean. Indaguemos tras la superficie para atender la causa y así redirigir la conducta”, dice Iskandar en “Conoce Mi Mundo”.

“La crianza respetuosa propone disciplina, claro que sí. No estamos diciendo que los niños vayan por el mundo haciendo lo que les da la gana, quemando la casa de la vecina, pegándole al hermanito. Eso es crianza anárquica, no es crianza respetuosa.

«La crianza respetuosa propone límites, disciplina humanizada, respetuosa de los derechos del niño. Si el niño quiere pegarle al hermanito no lo dejamos, si el niño quiere quemar la casa no lo dejamos, si quiere cruzar la calle solo pues no lo dejamos. ¿Y cómo impedimos eso?, siendo firmes sin ser violentos.  Lo tomamos, lo contenemos físicamente y le explicamos que no se hace, pero no es necesario pegarle ni castigarlo”, defiende y enfatiza Berna Iskandar.

Es así como esta periodista que durante años se ha dedicado a trabajar y ahondar en el tema de la crianza de los niños con “disciplina humanizada”, defiende que “sí es posible educar en la comprensión y el respeto de límites y normas, sin recurrir a métodos punitivos de crianza. Porque para vivir en democracia, primero hay que educar y criar en democracia. Porque cuando enseñamos a los hijos a cumplir con las normas o deberes con amenazas, castigos o premios, impedimos desplegar el genuino deseo de cooperar, cercenamos su capacidad crítica, su sentido común y su inteligencia. Porque la vida es cambio constante, entonces, buscamos nuevos referentes para educar hijos y alumnos o quedaremos atascados en esquemas vencidos y dañinos”.

“A diferencia de los animales, los seres humanos contamos con el don de la razón, y en la medida en que la ejercitemos más, y desde más temprano, actuaremos razonablemente, con criterio propio, sentido común, en lugar de terminar robotizados, condicionados, adiestrados, inseguros, dependientes de la valoración exterior”, finaliza.

Agradecimiento:

Berna Iskanda. Autora de ©conocemimundo, periodista, madre, blogger, divulgadora de temas de crianza, paternidad, maternidad y derechos de infancia y adolescencia enmarcados en la prevención y el desarrollo humano sustentable. Primer premio concurso de bloggers 2013 sobre Desarrollo Infantil, otorgado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Conductora y productora del programa Conoce Mi Mundo en la Emisora Cultural de Caracas, único en los medios venezolanos enteramente dedicado a promover crianza en cultura de paz, desde el 2006.

www.conocemimundo.com

conocemimundo@gmail.com

FACEBOOK: Conoce Mi Mundo

TWITTER E INSTAGRAM: @conocemimundo

Comenta y se parte de nuestra comunidad