Para una mujer es muy importante conocer a detalle cada parte de su cuerpo, sobre todo aquellas que por autonomasia la definen como “mujer”: sus órganos genitales. De ello se desprenden, entre otros aspectos, el mejor cuidado que le dé, la higiene específica, su uso adecuado y particular durante el disfrute sexual y hasta la aceptación positiva que en general se otorgue a sí misma. Así de importantes son.

Cuando nos referimos a la vulva -esa área de la anatomía femenina catalogada como “sagrada”, “erótica”, “divina” y “sexual”-, la salud y apariencia que esta tenga define muchas veces la seguridad y autoestima de la mujer. Uno de los variados casos relacionados con esto es el tamaño y forma de la “ninfa” o labios menores.

"Baño de Ninfas" por Henrietta Rae
«Baño de Ninfas» por Henrietta Rae

Una “ninfa” bautizó los labios menores  de la vulva

En la mitología griega, las ninfas eran mujeres mágicas originadas en la naturaleza, sensuales y fértiles, de indudable belleza y encanto con el que atraían a los demás seres –se dice que igual sostenían relaciones con hombres y mujeres-.

Su nombre, asociado a un exagerado o exacerbado deseo de la mujer por tener relaciones sexuales, da origen a la palabra “ninfómana”. También ‘ninfa’ bautiza una parte específica del interior de la vulva: los labios menores.

La vulva está compuesta por labios mayores y labios menores. Los primeros son los más externos, generalmente gruesos (aunque eso varía en una y otra) y le confieren la forma ovalada típica y apreciable a la vista de ese órgano. Los menores, están dentro de los labios mayores y rodean el introito vaginal.

Los labios menores constituyen la estructura que más varía de mujer a mujer y muchas veces objeto de una necesidad de modificación quirúrgica.

pelvis con rosa roja

La Ninfoplastia

“Los labios menores son dos repliegues de piel que están en el centro de la vulva, los cuales pueden estar más pequeños o más grandes que los otros (los labios mayores), incluso asimétricos. A estos repliegues se les llama ‘ninfa’. ‘Plastia’ significa corrección quirúrgica”, nos explica la médico ginecóloga Sofía Herrera.

“La ‘ninfoplastia’ es la corrección quirúrgica de los dos repliegues de labios menores de la vulva de la mujer, bien sea porque están asimétricos, o porque se han roto, o porque están exageradamente grandes y molestan a la mujer”, define.

Sobre el tipo de mujer que calificaría para la ninfoplastia, la especialista nos indica: “La mujer que tenga molestias en esa zona genital, bien sea por el roce con la ropa, en el coito o en general en la relación sexual, o haciendo algún tipo de ejercicio, puede someterse a la ninfoplastia. También una mujer, que tiene los labios menores muy grandes y desde el punto de vista cosmético expresa que se sentiría mejor reduciéndolos, también puede someterse a este tipo de procedimiento”.

OIGA: ¿Te gusta tu pubis?

En cuanto a las razones médicas para decidir practicar una ninfoplastia, la doctora Sofía Herrera señala que “hay mujeres que pueden ser susceptibles a tener más cantidad de enfermedades infecciosas vaginales debido a que al tener labios menores muy grandes estos pueden acumular detritos, bacterias y una humedad excesiva. En estos casos, el problema de infecciones a repetición se resuelve e un 90 por ciento con la cirugía”.

Nacimiento de Venus
Nacimiento de Venus por Sandro Boticelli

No siempre se nace así

La doctora Sofía Herrera aclara que en una mujer tener los labios menores grandes no siempre obedece a una razón genética. “Hay un porcentaje importante de mujeres que nacen así, un biotipo. Pero hay un porcentaje de mujeres que con el paso de los años, cuando los labios mayores van perdiendo grosor o después de los partos, les sucede que sus labios menores sobresalen, incluso se alargan. En estos casos sucede una hipertrofia secundaria por factores externos”, dice.

Estética con ética

Sin embargo, los médicos especialistas admiten que una gran cantidad de mujeres que van a consulta decididas a pedir una ninfoplastia, lo hacen motivadas por razones cosméticas y porque creen que la apariencia de su vulva es la causa de sus problemas -en realidad, de otra índole muy diferente-. Ahí es cuando los médicos deben guiarse por su ética.

“Hay pacientes que no tienen ningún tipo de molestia, es decir no tienen ningún tipo de alteración en su función pero tienen labios menores que sobresalen mucho. Para ellas cosméticamente es incómodo. Pues sí, son operables, siempre y cuando uno evalúe a la paciente de forma integral”, dice Herrera.

LEA: Cirugía estética y rejuvenecimiento facial en pleno apogeo en nuestro país

Mujer A Tu Salud

Continúa reflexionando sobre este asunto y señala que, “si se trata de un paciente que tiene una expectativa irreal, de algo que no es factible, entonces se rechaza practicarle la ninfoplastia. Más bien se debe tratar de adecuar su expectativa a lo que realmente se le puede hacer desde el punto de vista cosmético. Por ejemplo, yo he tenido pacientes que tienen labios menores que miden menos de 1 centímetro y prácticamente quieren amputarlos. Pues yo rechazo hacer la ninfoplastia en ese paciente.Trato de explicarle su realidad, de mostrarle láminas para que se dé cuenta de que las dimensiones de sus labios menores son normales y que una amputación de ellos más bien puede traerle consecuencias negativas en su función”, dice.

Sin embargo, la médico ginecóloga pone el acento ético en las otras razones por las cuales una mujer puede acudir a consulta queriendo someterse a una ninfoplastia, y destaca la ética con que en ese momento el especialista debe actuar.

“Si es una paciente que quiere arreglar su cosmética genital porque tiene un problema de pareja, no califica para la cirugía. O si la paciente tiene una disfunción sexual, y asegura que no llega a un orgasmo porque no tiene sus genitales como le gustaría, esa es una paciente que no la opero de entrada. Esas son pacientes a las que primero se les indica que deben resolver su problema con un terapeuta de pareja, o psicólogo, y a posteriori, si logran resolverlo, pueden ser llevadas a cirugía de forma satisfactoria, pero no antes”, enfatiza Sofía Herrera.

mujeres-sin-orgasmo-a-tu-salud

LEA: ¿Recuperar la tonicidad de tu zona íntima?

También hay otros casos que confirman que la ninfoplastia solo debe ser practicada por razones médicas o estéticas pero siempre bajo la ética del galeno.

“Hay niñas de quince, dieciséis años que piden un procedimiento cosmético de este tipo. Por más que incluso esas niñas tengan los labios menores un poco largos, el médico tiene que esperar que ella termine su desarrollo”, señala la ginecóloga.

“Sí, hay casos muy particulares de labios menores exageradamente largos que propician infecciones. Ahí el médico no lo piensa dos veces e indica la ninfoplastia. Pero cuando es solo por necesidades meramente cosméticas y tienes en frente una persona que aún no ha madurado ni física, ni psicológica, ni sexualmente, o también, tienes una persona insegura, con un trasfondo psicológico de otra índole, entonces como médico, desde el punto de vista ético, sabes muy bien que no se va a resolver ese problema con la cirugía”, enfatiza la especialista.

Agradecimiento:

Dra. Sofía Herrera, ginecóloga. Estetik Instituto Médico. Centro Comercial San Ignacio. Piso 2, Torre Copérnico. Chacao

Teléfonos: 0212-2613127 /0212-2674695

TWITTER E INSTAGRAM: @tu_ginecologa

Fuentes: fertilab.net

 

Comenta y se parte de nuestra comunidad