Las desigualdades anatómicas y fisiológicas entre los cerebros de las mujeres y los hombres hacen que ellas sean más empáticas, emocionales y tengan mejor oído, afirmó el neurofisiólogo Eduardo Calixto González.

En una entrevista para la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), el especialista puntualizó que el área tegmental ventral es 25 % más grande en el cerebro de las mujeres que el de los hombres, lo que hace que en ellas se libere más dopamina.

“Esto las hace más emocionales, mientras que a los hombres les cuesta trabajo; pero cuando las mujeres presentan una situación de estrés es más fácil que pierdan la concentración, a diferencia de los hombres, que se mantienen estables ante circunstancias peligrosas”, reveló.

El investigador del Instituto de Investigaciones Biomédicas expuso que esto igualmente interviene cuando finaliza una relación de pareja, ya que ellas tardan en promedio tres años por cada año de enamoramiento, mientras que los hombres tardan 28 días por cada año de enamoramiento en volver a su estado basal.

Indicó igualmente que el hecho de que las mujeres tengan 20 % más grande el giro del cíngulo que es un área implicada en la formación de las emociones, la conducta, el aprendizaje y la memoria, además las hace más empáticas con las personas.

mujeresmasempaticas

Lee: Aleja de ti a los vampiros emocionales 

Es por ello es que del mismo modo son más proclives al dolor emocional, la ansiedad, la depresión y el estrés, lo que influye para que sean más propensas a enfermedades como el alzhéimer, el párkinson, la migraña, la diabetes y el cáncer de mama.

Con respecto al sistema auditivo, Calixto González declaró que las mujeres cuentan con dos células pilosas en la cóclea, en lugar de una, como los hombres, lo que hace que ellas generen de 10 a 100 potenciales de acción por un sonido agudo.

“Desde el punto de vista filogenético, esto permite a la madre escuchar el llanto de su hijo aunque se encuentre a mayor distancia, mientras que al hombre le cuesta trabajo escuchar”, señaló.

Motivado a que las mujeres poseen más procesos empáticos a nivel cerebral y son capaces de razonar, en un instante dado pueden decidir ser feliz con su pareja aunque no siempre tengan la razón.

En cambio los hombres por sus altos niveles de oxitocina y el mayor tamaño de la amígdala cerebral precisan que ser agresivos y tener siempre la razón es un proceso natural y positivo, aunque eso empequeñece su capacidad de potenciar una buena relación.

Además los hombres poseen de 75 a 80 % más grande la amígdala cerebral lo que los lleva a ser más irritables, por lo que su intensidad de enojo es más grande, sin embargo se les pasa rápido.

A discrepancia de las mujeres que cuando les enoja algo duran más tiempo con esa molestia lo que induce la generación de cortisol, Expresó el científico.

“Conocer esto genera en las personas una mejor adaptación como sociedad. Ese conocimiento nos permitiría ser más tolerantes y dar una menor elaboración de problemas e incluso una mejor resolución de problemas” y a tener una mejor calidad de relación de pareja y de vida”, aseveró.

También puedes consultar: Las razones emocionales detrás de procrastinar

Fuente: Omnia

Comenta y se parte de nuestra comunidad