Los mitos sobre sexualidad y anticoncepción siempre han existido, pero cuesta creer que en una sociedad desarrollada como la nuestra aún subsistan tantas ideas falsas al respecto. Esto puede deberse a una deficiente educación sexual en la familia y en las escuelas, a lo que se une el “boca a boca”.

Cuando a los niños y jóvenes no les “explican nada”, ellos se informan a través de las amigas o amigos y asistiendo a Internet sin consultar fuentes fiables, cayendo en foros pocos confiables.

Existe mucho desconocimiento sobre estos temas, no sólo sobre anticoncepción sino sobre el propio cuerpo y sobre salud sexual en general. No siempre la ciencia triunfa en sus deseos de desterrar esos mitos y el tabú y no tener posibilidades de acceso a la información fiable beneficia a que se inmortalicen estas ideas erróneas.

No se puede quedar embarazada durante la menstruación. Según un estudio realizado actualmente entre jóvenes españolas, una de cada diez considera que no se puede quedar embarazada mientras está menstruando. La ovulación puede soportar anomalías o el sangrado puede no ser una verdadera regla  y tal vez los días fértiles se adelanten. Lo mejor es no confiar en este método.

Lee: Conoce un poco más sobre sexualidad

El coito interrumpido es un método eficaz de anticoncepción.  El mismo estudio mencionado anteriormente, el 3% de la población femenina cree que es un método eficaz para no quedar embarazada. Pero es sabido que el hombre produce líquido preseminal que puede poseer espermatozoides que lleguen al óvulo y fecundarlo.

La primera vez que se tienen relaciones sexuales no puede haber embarazo. Ni el himen ni un posible sangrado impiden que los espermatozoides lleguen al óvulo. Si la mujer está en sus días fértiles, si bien sea su primera relación sexual, si hay eyaculación (o pre-eyaculación) en la vagina podría producirse el embarazo.

Tener relaciones sexuales de pie, lavarse u orinar después de la eyaculación impide el embarazo. Ninguna de estas prácticas es un método de anticoncepción. Si hay penetración vaginal, cualquier postura puede ser apta para que se origine la fecundación.

La píldora anticonceptiva engorda y produce vello. Los efectos secundarios de las pastillas anticonceptivas se han minimizado gracias a nuevos preparados y dosificaciones.   Los estudios indican que no hay evidencia de que las píldoras de dosis bajas modernas originen un incremento del peso. Es un método efectivo de anticoncepción y seguro, aunque no previene las enfermedades de transmisión sexual.

Cuando llegue el instante de hablarles a nuestros hijos de sexualidad, embarazo y anticoncepción, procuremos que reciban la información correcta y de forma adecuada a su edad. No podemos dejar que sea una tarea de la escuela, sino que desde el núcleo familiar tenemos que crear un clima de confianza y de precisión para impedir que estos mitos afecten su salud y se causen embarazos no deseados.

También puedes consultar: ¿Conoces las etapas de la sexualidad en los niños?

Fuente: Bebesymamas