La hierba de San Juan es una planta medicinal con flor amarilla, con variados propiedades para el organismo, y que viene siendo manipulada con fines terapéuticos desde antaño. Entre todos, se acentúan sus propiedades antidepresivas y para calmar la ansiedad. En este artículo damos a conocer sus beneficios primordiales, que envuelven el alivio del dolor y la mejora de lesiones cutáneas.

Entre sus usos, esta hierba es utilizada para tratar la depresión y otros trastornos emocionales relacionados, para controlar el exceso de estrés, el insomnio y la ansiedad, todos síntomas concernidos con un descanso insuficiente. Del mismo modo se usa para normalizar el ritmo cardíaco-contra palpitaciones, los cambios de humor y síntomas propios de la menopausia en las mujeres, así como del estado premenstrual.

Es una planta con variados beneficios para diferentes trastornos bien propios de la sociedad actual. En este mismo sentido, igualmente se sugiere para tratar el trastorno afectivo estacional. En general, esta hierba ayuda a bajar la tensión, a sentirse más calma y centrada, y a dormir mejor.

La hierba de San Juan ayuda a calmar dolores: desde los síntomas de la migraña y fatiga crónica hasta los de la fibromialgia. En este abanico de opciones se encierran igualmente el dolor muscular, el nervioso o las molestias propias del síndrome del intestino irritable, entre otros. Las personas que fumen y deseen dejar el cigarro también encontrarán un aliado en esta planta.

La cantidad sugerida de la hierba de San Juan, en infusión, es de dos a tres tazas al día. En forma de aceite de igual forma puedes usarla para calmar inflamación, rasguños o dolores musculares, si aplícala directamente sobre la zona afectada. De equivalente forma, puedes tratar las quemaduras de primer grado, picaduras, o cualquier otra lesión cutánea.

También puedes consultar: Conoce los beneficios de las hierbas medicinales 

Fuente: Nosotras

Comenta y se parte de nuestra comunidad