​La mitad de todas las agresiones son cometidos por un pequeño número de personas, cerca del 5%, son adultas y adolescentes. La conducta criminal de este grupo de personas es tan perjudicial y dañina que se considera como un trastorno mental.

Cuando los niños y adolescentes se implican en una conducta extremadamente antisocial, los expertos en el campo de la psicología, decimos que se sufre de un trastorno de conducta. En la edad adulta, un patrón de tal comportamiento se conoce como un trastorno de personalidad antisocial.

Los niños con trastorno de conducta es más factible que posean:

  • Padres con trastorno de personalidad antisocial
  • Madres jóvenes
  • Madres que fumaron mientras estaban embarazadas
  • Falta de supervisión de los padres
  • El abuso físico y sexual
  • Un bajo nivel socioeconómico
  • Menos capacidad verbal

Suplemento_Salud_07012015_PAG008_BLO01_Foto01

Lee: Redes sociales vinculadas con Trastorno de Conducta Alimentaria 

​Los niños y adolescentes que padecen de un desorden de conducta, revelan una falta de consideración hacia los derechos de otros. Este tipo de conducta es visto como inadmisible en nuestra sociedad. Más hombres que mujeres se involucran en el comportamiento antisocial. En los niños entre las edades de 9 y 17 años, alrededor de un 6% de los varones y un 3% de las hembras revelan un comportamiento desordenado.

El desorden del comportamiento resulta en un menoscabo significativo del funcionamiento. Se trata de un patrón que incluye varios de los siguientes comportamientos:

  • Romper las reglas
  • Mentir
  • Meterse en peleas físicas
  • Dañar físicamente a otra persona con un arma
  • Amenazar o intimidar a gente
  • Ser físicamente cruel con las personas o animales
  • Obligar a otra persona a la actividad sexual
  • Destruir la propiedad deliberadamente
  • Robar cosas de la gente, como en un robo o asalto
  • Robar cosas cuando los demás no están presente, como en robo o falsificación
  • Transgredir un carro, casa o edificio
  • Mentir para conseguir cosas de los demás
  • Permanecer fuera de noche sin el consentimiento de los padres
  • Huir de los padres y mantenerse afuera durante toda la noche
  • Frecuentemente faltar a la escuela

problemas-de-conducta-ira

 Lee también: Violencia de género es una conducta aprendida

       ¿Qué causa un desorden de conducta?

​Los jóvenes que desarrollan un desorden de conducta, comúnmente crecen en familias con las siguientes características:

Inicios de Familia. Una conducta antisocial empieza en la familia. Por lo general, se pasa de una generación a otra. Esto es motivado a que las personas que se envuelven en un patrón de conducta antisocial por lo general son padres impropios que tratan a sus hijos de formas perjudiciales. Ellos necesitan de las habilidades de supervisar y disciplinar apropiadamente a sus hijos. Su estilo de crianza es inconsistente e imprevisible. Los padres tienden a ser muy comprensivos en algunos instantes y en otros, muy estrictos.

Problemas de Crianza. Los hombres antisociales casi nunca crían a sus propios hijos y muy rara vez, poseen contacto con ellos. Las madres y padres antisociales a menudo utilizan severos castigos físicos en sus hijos e inclusive, este trato hasta puede ser calificado un abuso infantil. Los padres antisociales del mismo modo son más factibles a infligir abuso sexual en sus hijos. Como resultado de tal dolorosa y peligrosa crianza, no es una sorpresa que los hijos en estas familias desarrollen un desorden de conducta en una mayor proporción que los jóvenes en familias normales.

Un Comienzo Temprano. El desorden de conducta comúnmente inicia en la infancia o adolescencia. Entre más temprano empiece este tipo de comportamiento, más posible es que se prolongue hasta la edad adulta. A menudo empieza con delitos en contra de la propiedad y se vuelve más violento, implicando delitos contra otras personas, violencia hacia los animales, y otros actos hirientes.

Ser diagnosticado con un desorden de conducta juvenil es un fuerte pronosticador de que una persona desarrollara un desorden de personalidad antisocial en la edad adulta.

Pero no siempre. Implicarse en un comportamiento antisocial desde niño o adolescente no certifica que estos patrones de comportamientos negativos vayan a extenderse hasta la edad adulta. Algunos jóvenes superaran sus problemas y se convierten en adultos productivos.

 Las señales más peligrosas que indican futuros problemas en los jóvenes, se localizan en actos tales como el provocar incendios y/o dañar a los animales. Es extremadamente importante buscar ayuda para cualquier joven que se implique en este tipo de conductas.

¿Cuál es el tratamiento para un trastorno de conducta?

​No es fácil tratar a jóvenes con trastorno de conducta ya que es dificultoso lograr la confianza y cooperación de ellos y de sus padres. El tratamiento comúnmente dura mucho tiempo e envuelve una combinación de lo siguiente:

  • Una terapia de modificación de conducta para ayudarle al joven a que aprenda nuevas formas de tratar situaciones de la vida de una manera aceptable.
  • Entrenamiento sobre el manejo del enojo.
  • Servicios de educación especial si el joven tiene problemas de aprendizaje.
  • Medicamento, si el joven sufre también de un déficit de atención y depresión.

También puedes consultar:  Adolescentes cambian su conducta por el uso de Internet 

Fuente: Latribuna

Comenta y se parte de nuestra comunidad