Cada vez escuchamos o vemos, con mayor frecuencia en los noticieros, que cierto adulto mayor fue desalojado de su casa pues vivía entre toneladas de basura. Los vecinos suelen exclamar con alivio: «Por fin se llevaron a la vieja loca de la esquina» y es que en verdad  puede resultar una pesadilla ser vecino de alguien que padece el SÍNDROME DE  DIÓGENES…. este síndrome consiste en que la persona empieza a acumular dentro de su casa,  prácticamente TODO lo que se encuentra: ropa vieja, comida, envases vacíos, en fin…TODO lo que le sale a su paso.
Síndrome de Diógenes
Síndrome de Diógenes
Es un trastorno mental que da principalmente a personas mayores de 65  años, da más a mujeres y está relacionado con la depresión, el abandono y la demencia. Se cree que alrededor del 3% de los adultos mayores lo padece.
En los casos extremos del Síndrome de Diógenes ( que son los que  vemos en los noticieros) es tal la cantidad de basura y porquerías que acumulan, que sus  casas  se  vuelven  un criadero de  ratas, ratones, cucarachas y moscas. El olor nauseabundo del lugar y la fauna nociva, hacen que los vecinos llamen a las autoridades  y  es cuando se ha encontrado a este  tipo de pacientes viviendo entre montañas de inmundicia.
No todos los pacientes llegan a  tales  extremos, por lo que si tú  ves  que  algún familiar  tuyo empieza a acumular  cosas de manera inusual podría  estar  empezando a desarrollar este síndrome… Ten mucho cuidado con estos focos rojos: Adultos mayores que viven solos y empiezan a  acumular cosas y empiezan a descuidar totalmente su imagen y su aspecto, pueden ser victimas de maltrato, abandono y/o depresión y debemos tomar cartas en el asunto antes de que el problema se salga de control …
Pero qué es  y por qué se desarrolla el Síndrome de Diógenes?
Las personas de la tercera edad maltratadas o que se sienten abandonadas comienzan a desarrollar miedo e incertidumbre hacia el futuro, no saben si el día de mañana tendrán con qué vestirse o qué comer; cuando este miedo se vuelve irracional e incontrolable se acompaña de depresión y es cuando las personas empiezan a  acumular todo lo que pueden pensando que el día de mañana lo pueden necesitar.
Síndrome-de-Diógenes-a-tu-salud
Muchos de estos pacientes ni siquiera tienen problemas económicos, pero su miedo al futuro y la soledad en la que viven es mayor a cualquier pensamiento racional.
Este tipo de pacientes dejan de cuidar su apariencia y su físico, dejan de arreglarse, empiezan a subir o a bajar de peso de manera importante , cortan sus círculos  sociales, se vuelven huraños y solitarios.
Las personas que padecen el Síndrome de Diógenes sufren de abandono o violencia familiar en casi el 90% de los casos, casi siempre viven solos y tienen una altísima incidencia a desarrollar también demencia.  En este punto debemos de tener cuidado; muchos pacientes están o  se sienten totalmente abandonados, aunque los hijos en verdad crean que no tienen abandonados a sus viejos… AQUI, a quien debemos creerle es al abuelo o a la abuela…..si se siente abandonado es porque lo está !!!
El término del Síndrome de Diógenes NO está reconocido por la Organización Mundial de la Salud  (OMS), la literatura medica usa términos como Silogomania, Miseria Senil, Ruptura Senil o Urraquismo para definir estas alteraciones, pero en la practica habitual los médicos  usamos cada vez más el termino del Síndrome de Diógenes.
La OMS no acepta el término ya que Diógenes de Sinope era todo lo contrario a esta enfermedad. Fue un discípulo de Socrates (390 a.c.) que vivía en la austeridad total, no poseía  NADA más que un cuenco para tomar agua que  regaló a un niño cuando vio que este bebía  agua de un río con sus manos. Por lo tanto la OMS dice que este término es contradictorio, confuso y no apropiado para este tipo de síndrome. El término se empezó a utilizar en la década de los 70’s  cuando aparecieron los primeros estudios médicos relacionados a este padecimiento.
acumuladores-compulsivos-a-tu-salud
,
El Síndrome de Diógenes puede confundirse con el trastorno por acumulación. Este ultimo puede dar a cualquier  edad, afecta a un 6% de la  población, se da más  en hombres y por lo general no acumulan basura ni desperdicios ni comida, acumulan mas bien cosas…. todo tipo de objetos «útiles»  o algún tipo de objetos específicos. Estas personas llevan más o menos una vida normal, no descuidan su aspecto físico y no se aíslan socialmente, aunque su trastorno por acumulación les produce importantes problemas familiares, sobre todo si viven con algún familiar  ya  que llegan a  invadir hasta el 80% de sus hogares  con este tipo de objetos que «coleccionan» o acumulan. Es máss  bien  un  trastorno obsesivo compulsivo y no se relaciona con maltrato, depresión ni con abandono.
Si vives en soledad y te identificas con algunos de los síntomas del Síndrome de  Diógenes (o  conoces a alguien en esta  situación), te presento 10 medidas para prevenir este síndrome:
1) Cuida tu imagen, báñate y arréglate todos los días
2) Vigila tu peso (no debes ni subir ni bajar mucho en corto tiempo)
3) No te aísles, intégrate a algún grupo (de lo que sea y que te guste)
4) Trata de ayudar a los demás, haz tu buena acción del día siempre que puedas
5) Comunícate con tus familiares y amigos, aunque existan antecedentes negativos entre ustedes, llámalos de vez en cuando para saludar, con el tiempo verás que las relaciones mejoran.
6) Camina, todos los días un mínimo de media hora ( y no recojas  NADA en estos paseos)
7) Mantén activa tu mente, lee, estudia,  haz crucigramas, juegos de memoria, etc.
8) TIRA TODO lo que ya no usas….sigue  esta  fórmula: Lo que no  has  usado en dos  años  es algo que ya  nunca jamas  volverás a  usar,  TÍRALO!!!
9) Si te sientes solo o abandonado, platícalo con tu medico o un trabajador social, ellos sabrán como ayudarte para que no caigas en depresión
10) Mantén ordenada y arreglada tu casa, aunque no recibas visitas, hazlo por ti, por tu salud, por tu amor propio
Los tratamientos que mandamos los  médicos cuando diagnosticamos este  tipo de  síndromes van enfocados primeramente a curar las afectaciones físicas del paciente; desnutrición, obesidad, infecciones en la piel, hongos, etc. Después tenemos que asegurarnos que la situación no se vuelva a repetir  y esto sólo es posible con un fuerte apoyo psicológico y social. Lo ideal es internar a los pacientes en  una residencia donde se sientan integrados a un grupo y donde desarrollen un sentido de pertenencia y aceptación. El problema es que los propios afectados suelen rechazar todo tipo de ayuda y como no se les puede obligar a vivir en un asilo,  un altísimo porcentaje lamentablemente  termina volviendo a su tipo de vida anterior.
Luis-Moch

 

Comenta y se parte de nuestra comunidad