Bailar te permite socializarte y distraerte, pero del mismo modo es un ejercicio aeróbico ideal para conservarte en forma y trabajar el cuerpo.

Las piernas, los glúteos y las cinturas son las zonas del cuerpo que más se trabajan con bailes como la salsa, la bachata y la kizomba. La periodista especializada en danza, Anabel Poveda, que además es profesora de zumba y ritmos latinos, expone así el efecto que poseen sobre el cuerpo practicar de forma regular con los ritmos latinos de moda.

Salsa. Realizando este baile se logran perder hasta 350 calorías por hora. Es un ejercicio ideal para trabajar el tren inferior, pues las piernas llevan el peso del baile. Dependiendo de la velocidad de la canción, quemaremos más o menos calorías, al mismo tiempo de que los movimientos de este baile favorecen a tener unas piernas esbeltas y definidas. Si el ritmo es más rápido admitirá que consigamos aumentar la capacidad pulmonar y la forma física general.

Bachata. Es un ritmo muy de moda, su cadencia musical suele ser más lenta en la bachata sensual y romántica, si bien puede ser aeróbica en el estilo dominicano tradicional. Con la bachata, conjuntamente de las piernas, se trabaja la espalda, logrando disociar la parte superior e inferior del cuerpo, de forma que se logra una mayor elasticidad y armonía corporal.

Kizomba. El ritmo de moda que llegó de África para quedarse es una manera perfecta para trabajar las piernas y los glúteos. El movimiento continuo y oscilante de la pelvis hacia adelante y hacia atrás que efectúan las kizomberas fortalece los glúteos y conlleva un intenso trabajo de cadera. Resulta idóneo igualmente para afinar la cintura y deshacernos de los michelines laterales que a veces asoman por encima de la cinturilla del pantalón.

También puedes consultar: ¡Razones para bailar!

Fuente: Mujerhoy

Comenta y se parte de nuestra comunidad