Las adversidades se pueden presentar en cualquier momento de la vida, con mayor o menor frecuencia. Nos referimos a las crisis, es decir, esas situaciones que ejercen contrariedad, estrés y angustia en la cotidianidad de las personas y a las cuales no se les puede dar la respuesta que hemos acostumbrado porque nos ha dado buenos resultados anteriormente.

Son estas crisis las que hacen que saquemos a relucir lo mejor o lo peor de nuestro interior, las emociones inmediatas y el sistema de creencias con las cuales basamos la existencia. Dicho en pocas palabras: aparece nuestra actitud de vida.

Esa actitud que tengamos determinará si sucumbimos ante la crisis o sabemos sortearla de la mejor manera, mientras va pasando.

actitud triste

El Coach Profesional  y Master en Programación Neuro Lingüística, José Bermúdez, comienza por describir las conductas principales que toman las personas conforme viven momentos o situaciones difíciles en su vida:

1-El Fatalismo: aquí están incluidos los desesperanzados, quienes están representados con expresiones como “todo está mal, va a seguir mal y nada va a cambiar”.

2- El Fanatismo: son las personas que anulan a los que piensan diferente, o no participan en actividades que no conocen por no salir de su zona de confort, decidiendo quedarse en lo único que conocen.

3- La Masificación o Individuo de las masas: son las personas que siempre se dejan llevar por la opinión pública y por todo lo que dicen los medios y redes sociales, aún sin confirmar la veracidad de las informaciones; es decir, son los seguidores de los rumores.

¿Identificó alguna de ellas como propia? “Esas conductas se van reforzando constantemente conforme las personas no tienen una actitud que les permita enfrentarlas”, señala Bermúdez.

Seguir el ejemplo de los deportistas

José Bermúdez se detiene a reflexionar cuáles son esas actitudes positivas, comunes entre los deportistas, que nos pueden ayudar al resto de las personas a tener una mejor respuesta ante las “situaciones retadoras”.

“¿Qué pasa en el mundo de los deportes que no pasa en el mundo de las organizaciones?”, se pregunta el coach profesional. “¿Por qué los deportistas siempre quieren demostrar su maestría, ser mejor en lo que hacen, a pesar de que la sociedad tiene un alto grado de desmotivación, provocando que la gente no quiera ir al trabajo, o haya perdido el interés por las cosas que hacen?”.

actitudes varias 2

“Se extraen de los deportistas muchas metáforas, tanto de sus disciplinas como de sus propias vidas. Esas actitudes que los conducen hacia la excelencia y que les permiten enfrentar diversas situaciones, con actitudes positivas, algunas de ellas que se consideran de crisis”, comenta José Bermúdez.

Es por esas actitudes positivas que la mayoría de los deportistas tienen, que se confirma que “generan cambios positivos en ellos mismos, y que sirven de ejemplo para otras personas. Son patrones de conductas que se pueden aplicar en cualquier contexto: en la vida personal, en la vida de las organizaciones, en un emprendedor individual”, analiza el especialista motivador.

¿Qué actitudes de campeón aprendemos de los deportistas?

El Coach Profesional  y Master en Programación Neuro Lingüística, José Bermúdez, nos dice dos claves de la actitud de un Campeón para enfrentar un momento de Crisis:

1-Orientación hacia la acción: en el caso de un deportista es obvio, porque este toma una decisión y ejecuta una acción inmediatamente. Se trata de una actitud que permite al individuo controlar su zona o círculo de influencia: “¿qué cosas sí dependen de mí y cuáles no?”.

“Uno de los grandes síntomas de la crisis es que las personas sienten frustración, o mucho estrés por hechos que no están a su alcance: no pueden cambiar la inflación, o el desempleo, o la inseguridad. Se sienten frustrados y generalmente no toman ninguna acción”, describe.

actitud enojado

“Pero, la acción hace que las personas se circunscriban a su círculo de influencia y se empoderen nuevamente”, afirma.

“Muy al contrario, en la vida personal cuando no somos orientados a la acción, somos más bien llevados por las consecuencias, por el ambiente o las circunstancias”, indica.

2-El enfoque en los talentos y fortalezas: Enfocarnos en las fortalezas nos lleva a tener algo con qué actuar, algo con qué accionar y justamente basarnos en algo en lo que somos buenos haciendo.

Lamentablemente, “hemos crecido en una sociedad en la que a los niños solo se les llama a la dirección del colegio, o las maestras les da una nota para sus padres, cuando hacen algo malo; igualmente sucede que los jefes quienes citan a los empleados a sus oficinas cuando tienen que llamarles la atención. Se refuerza constantemente las debilidades o áreas negativas de las personas”, reflexiona el coach profesional José Bermúdez.

“En el mundo de los deportistas sucede totalmente lo contrario: se les refuerza lo que hacen bien. Cuando a una persona se le refuerza lo que hace bien, se va empoderando, va recuperando su autoestima, va recuperando  su poder de influir sobre las circunstancias y no que estas determinen su vida”, asegura.

El lenguaje como acto repetitivo que refuerza las actitudes

El lenguaje y la comunicación son acciones claves para reforzar el sistema de creencias, y con ello la actitud, que la persona asumirá ante una crisis.

“Se trata de escoger de qué tipo de comunicación queremos ser parte. Es importante definir y decidir qué queremos escuchar, qué queremos comunicar, qué queremos saber”, nos dice José Bermúdez.

“Hoy en día está muy afianzado que las personas comparten alguna comunicación con otros a través de la queja. Es muy importante salir de las pautas de comunicación que comienzan a partir de eventos negativos, y sobre todo reconocerlas. Porque a partir de estas comienzan los círculos en los que las personas se ven atrapadas, y no necesariamente se sienten identificadas, sino que es el ambiente el que las impulsa a seguir repitiendo constantemente eso”.

actitud feliz

Un simple ¡Dale! y comienza el cambio

“¡Dale!”, dice Bermúdez y con esta expresión común, cotidiana y muy aceptada por los venezolanos, quiere dar una clave para ayudar a quienes quieren arrancar su proceso de cambio de actitud:

DALE equivale a la fórmula: Decisión + Acción + Logros + Éxito

Podemos memorizarla con esta excelente frase: “Decisión y Acción Logran Éxitos”.

También existe la frase: “Decisión sin Acción es Solamente Intensión”. “Esto es quedarse solamente en el deseo. Realmente eso no es transformador, realmente eso no es generador, no nos ayuda a aceptar las circunstancias y a transformarlas, que es lo que nos da la libertad como personas”, enfatiza finalmente.

Agradecimiento:

José Bermúdez, Licenciado en Estudios Internacionales, con Certificación como Coach profesional y un Master en Programación Neuro Lingüística.

Caracas Coaching. Centro Empresarial Ciudad Center, Torre E, Piso 7, Ofc 720-E, Av. Sanatorio del Ávila

Boleíta Norte, Caracas.

Tlf: 0212 750 29 01 – 0414 296 44 11 – correo@caracascoaching.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad