Por razones de los patrones de estética dominantes en Occidente y los que dictan la propia moda del momento, desde muy jóvenes buena parte de las mujeres comienzan a ser educadas en el uso de calzado de tacón alto. Incluso ya se evidencia que el afán comercial está tratando de acelerar esta costumbre y desde hace años ha lanzado al mercado calzado para niñas con cierto tacón elevado.

Los zapatos de las mujeres tienen una importancia crucial  en el afán de belleza de este lado del mundo, el cual siempre busca resaltar y lograr una fémina llamativa y hermosa. Por eso, las propuestas  de los diseñadores casi siempre se enfilan a tacones casi “de vértigo”, con diseños de zapato o sandalia que apuestan cada vez más a lo extravagante, arriesgando con ello la seguridad, comodidad y hasta salud del pie y del caminar.

LEA: Tacones: La moda condena a las mujeres

Andrés Delgado, traumatólogo especialista en pie, habla sobre este tema, enfatizando lo que sucede cuando la mujer usa calzado con tacón altísimo.

“El tacón como tal no es del todo malo!” y más bien hasta es deseable para la salud del pie, aclara en primer lugar Andrés Delgado. Tras explicar la razón de ello, destaca sin embargo que el problema con el tacón está en de cuánto es esa elevación.