sangra
Foto referencial

Por las noches mientras dormimos nuestra cavidad bucal funciona como el medio ideal para el desarrollo de bacterias, ya que muchas cepas se desarrollan en condiciones o ambientes húmedos, cálidos y de un pH ácido.

Los restos alimenticios que se descomponen con el paso de las horas originan acidez y al conservar igualmente la boca cerrada o semiabierta durante el sueño, se anidan numerosas características esenciales para la proliferación bacteriana.

Cuando no cepillamos nuestros dientes antes de irnos a la cama la boca funciona como un caldo de cultivo motivado a la acumulación de bacterias y restos de comida ingeridos durante el día.

Otra razón por el cual se cataloga al cepillado nocturno como el más importante es porque mientras estamos en reposo nuestro flujo salival es menor. La saliva funciona como una herramienta de higiene, ya que posee la capacidad de barrer bacterias, al reducir el flujo existe menos posibilidad de barrido.

A muchas personas les resulta dificultoso y muy pesado el hecho de que el cepillado sea lo último que hagan antes de echarse a descansar pero cuando esta maniobra se transforme en una costumbre les resultará aún más dificultosa acostarse sin efectuarla.

Todos los padres deberían inculcarles a sus hijos pequeños la importancia del cepillado nocturno y sobretodo supervisarlos hasta que cumplan la edad adecuada para limpiar sus dientes de forma exitosa; de nada sirve cepillarse por las noches defectuosamente dejando grandes cantidades de placa bacteriana, sería lo mismo que no haberse cepillado.

Si usted no posee tiempo de higienizar sus dientes luego de cada comida por la carga horaria de sus labores, por favor nunca duerma sin antes manejar el hilo dental, cepillarse minuciosamente y enjuagarse con un antiséptico oral.

También puedes consultar: Exceso de cepillado dental ¿Es bueno o malo para la salud bucal?

Fuente: Eldía

Comenta y se parte de nuestra comunidad