La primera cita por lo regular es terrorífica, sabes que será la vara de medir que determinará si habrá –o no– un segundo encuentro. Sin embargo, no conviene ponerse dramática, piensa que él estará tan de los nervios como tú. Y que no hay que dejar que las tonterías impidan ver lo único que importa: si hay química o no entre ustedes.Relaciones 2

El entrenamiento básico para una primera cita sabemos que te lo sabes de memoria. Lo principal es tener en cuenta que, como lo que hay que ejercitar es el músculo mental, conviene repetir una y otra vez las consignas para que el cerebro se dé por enterado.

Es importante que tengas confianza en ti misma, que no muestres vergüenza sino naturalidad, déjate llevar y no te cierres a las posibilidades, quizás sea tu momento de pasarla bien, no solo en la cena, sino también en la cama.

También puedes consultar: No descuides tu salud sexual

Consejos que deberás seguir…

  • Apaga el celular. En cuanto entres en su casa o recibas a tu pareja, dale al off al celular. Asegúrate de que te vea para que se dé cuenta de que debe hacer lo mismo. Se supone que toda tu atención ha de estar centrada en el encuentro sexual. Relaciones 3
  • Básicos. Antes de que empiece el encuentro sexual, tres asuntos han de estar a tope: higiene personal, protección y empatía. Si el placer de la otra persona no te interesa tanto como el tuyo, déjalo correr.
  • Exageraciones. Prohibido decir frases que suenen falsas. Halagar por halagar no relaja, bien produce el efecto contrario y lo menos que quieres es perjudicar ese tan deseado encuentro sexual.
  • Dormir… o no. Si estás en tu casa, puedes indicarle que quieres que se quede no moviéndote de la cama. Se supone que tu pareja entiende que si se queda sugiere que el encuentro le ha gustado y querría repetir.
  • Selfie. Por mucho que te gusten las autofotos, no cuelgues selfies de los dos en la cama. Hay momentos que no se pueden abaratar publicándolos.Relaciones 4
  • Tentación aislante. No vale ni darse media vuelta para dormir ni salir corriendo hacia la puerta. Lo de ustedes deberá ser compartir el rato posterior al encuentro sexual: habla, visita a la cocina o la ducha.

También puedes consultar: Consejos para lidiar con la ansiedad sexual

Fuente: Cosmohispano

Comenta y se parte de nuestra comunidad