La psicóloga de la Universidad de Yale Oriana Aragón no entendía muy bien el sentido de frases como “llorar de alegría” o “llorar de felicidad”. No obstante, Tras llevar a cabo varios estudios sobre ese tipo de expresiones aparentemente contradictorias, ha podido percibir por qué muchas personas lloran cuando son felices.

Se trata de “restaurar el equilibrio emocional con esas reacciones”, expresa Aragón en su investigación. «Parecen producirse cuando la gente se siente desbordada por emociones fuertemente positivas, y de esa forma recuperan mejor la tranquilidad y la estabilidad emocional”.

Hay muchos ejemplos de reacciones sentimentales negativas para responder a experiencias positivas: la esposa que echa a llorar cuando su marido militar vuelve del frente; las adolescentes que gritan anegadas de lágrimas en un concierto de Justin Bieber; los futbolistas histéricos cuando marcan un gol decisivo. De la misma forma, mucha gente no logra resistir retorcer las mejillas de un bebé particularmente guapo o dar a alguien un abrazo tan fuerte que le hace daño.

A Aragón le sorprendía que nadie se preguntara por este tipo de reacciones. Así que, junto a sus colegas de Yale, trazaron estos contextos a grupos de voluntarios y midieron sus reacciones al ver a bebés encantadores o al tener una reunión alegre y feliz. Lo que revelaron es que los individuos que expresaban con reacciones negativas noticias positivas eran más capaces de moderar las emociones intensas más rápidamente y restablecían el equilibrio antes.

Del mismo modo, hallaron pruebas de las situaciones contrarias. Es decir, que a veces, sentimientos negativos originaron expresiones positivas. Por ejemplo, la risa nerviosa que se desata en algunas personas cuando se enfrentan a escenarios difíciles o inquietantes. O la sonrisa que surge ante situación de extrema tristeza. Aragón cree que conocer nuestras respuestas en este tipo de escenarios “puede ayudarnos a comprender la forma en que los individuos reaccionan y controlan sus emociones, lo cual es clave para la salud mental y física, para la calidad de las relaciones con los demás y para poder colaborar mejor”.

También puedes consultar: Reacciones emocionales ante el consumo de alimentos 

Fuente:  Muyinteresante

Comenta y se parte de nuestra comunidad