Ya sea por una cirugía, o bien por una cortadura, raspón o quemadura, la mayoría de nosotros indudablemente tenemos alguna cicatriz. Algunas logran ser más visibles que otras, y tal vez estés buscando algún remedio natural para borrarlas. La caléndula, una planta con flores muy vistosas en tonos naranjas y amarillos, puede ser una excelente alternativa.

Hace más de 3,000 años los egipcios consideraban a la caléndula una planta milagrosa, griegos y romanos la utilizaban con fines medicinales. Durante la Edad Media, Santa Hildegarda de Bingen (Hildegard von Bingen), abadesa alemana, experimentó con sus propiedades para curar las llagas y otras afecciones de la piel aplicando compresas y fomentos.

Conforme con la Dra. Lérida Acosta de la Luz, Directora de Medicina Natural y Tradicional en Cuba en su libro “Proporciónese salud. Cultive plantas medicinales”, la caléndula posee propiedades antisépticas y cicatrizantes, mismas que estimula la epitelización (acción natural de curación dérmica) y regeneración de la piel dañada, al estimular la producción de glucoproteínas y colágeno, que a su vez ayudan a que la piel sane sin dejar cicatrices.

Los médicos naturópatas exhortan el uso de la caléndula para tratar el acné, la dermatitis y otras dificultades relacionados con la piel.

Para borrar cicatrices con caléndula puedes probar con alguna de las siguientes recetas

Necesitas dos cucharadas de pétalos frescos de caléndula y una cucharada de aceite de germen de trigo. Machaca en un mortero los pétalos de caléndula y agrega poco a poco el aceite de germen de trigo hasta conseguir una especie de pasta. Aplica sobre la zona en la que se localiza la cicatriz. Deja que actué toda la noche antes de lavar.

Otra opción es preparar una infusión concentrada de caléndula y aplicar cataplasmas en la zona problema durante la noche. Del mismo modo puedes hacer tu propia crema de cálendula. Para ello necesitas poner a macerar en aceite de oliva, flores frescas o secas de caléndula durante 40 días. Luego de los 40 días, cuela sobre un recipiente que puedas poner a calentar a baño maria y agrega cera virgen de abeja. Mezcla perfectamente hasta que se disuelva la cera y luego coloca en otro recipiente con tapa, una vez que se endurezca puedes empezar a utilizarla.

También puedes consultar: Conoce las bondades de la cúrcuma en la salud 

Fuente: Saludunivision

Comenta y se parte de nuestra comunidad