El romero es una de las plantas más utilizadas en la aromaterapia a causa de su agradable fragancia. A lo largo del tiempo, su uso se ha extendido de lo culinario a lo medicinal, y más tarde a la industria de la perfumería.

Historia

En la antigüedad, el romero se manipulaba para efectuar rituales, como condimento y para curar dolencias, especialmente los dolores de abdomen, la gota, el insomnio, la cefalea y para calmar los nervios.

Formas de consumo

Se le puede ingerir como té, tintura, aceite esencial y cápsulas.

Propiedades y beneficios para la salud

Las principales propiedades del romero son: antisépticas, analgésicas, antidepresivas, antiinflamatorias, antivirales, expectorantes, desinfectantes y afrodisíacas.

Ofrece los siguientes beneficios:
  • Estimula la secreción biliar y su eliminación en los intestinos.
  • Elimina microorganismos que puedan invadir el cuerpo.
  • Mejora el flujo sanguíneo.
  • Refresca y energiza la mente.
  • Estimula la memoria.
  • Posee efectos calmantes, combate la fatiga, la tristeza, la ansiedad y los trastornos causados por el estrés.
  • Calma los dolores digestivos y musculares.
  • En aromaterapia, favorece la salud, el optimismo, la vitalidad y el descanso reparador.
  • Combate la obesidad y las enfermedades cardiovasculares.
  • Es eficaz para tratar los trastornos en el hígado, la gastritis y la colesterolemia.
  • Ayuda a combatir la influenza, bronquitis, asma, resfriados, tos y sinusitis.
  • Es muy útil en casos de desmayos, náuseas, resacas y dolores de cabeza.
  • Es un fortificante natural que ayuda en las convalecencias y en los casos de astenia. Revitaliza el cuerpo.

Siempre es importante antes de tomarlo, consultar a los especialistas. No debe ser ingerido durante el embarazo o en casos de personas epilépticas o con hipersensibilidad.

También puedes consultar: Infusiones para tratar el vértigo 

Fuente: Imujer

Comenta y se parte de nuestra comunidad