La berenjena es uno de esos vegetales versátiles que pueden prepararse de múltiples maneras. Se puede comer caliente o frío, como plato principal o guarnición, en sopa, en una ensalada… en fin.

Esta receta, también es una propuesta para todas y todos aquellos que buscan alternativas de comida vegetariana, ya sea por convicción o por salud.

Ingredientes

2 berenjenas medianas, 4 cucharadas de cebolla, un pimiento verde chico, 120g de queso mozzarella, dos cucharadas de aceite de oliva, una cucharita de tomillo seco (u otra hierba aromática a tu gusto), sal y pimienta negra molida.

Lea además: Milhojas caprese con mozzarella al sésamo

Cómo hacer el milhojas de berenjena

Limpiar las berenjenas y cortarlas en rodajas de tamaño similar. Calentar una cucharada del aceite de oliva en una sartén y asar las rodajas de berenjena por unos 3 minutos de ambos lados. Retirar de la sartén y Reservar.

Picar finamente la cebolla y el pimiento. Verterlos en la misma sartén en la que asamos las berenjenas añadiéndoles un poquito más de aceite de oliva. Dejar en la lumbre a media intensidad por unos 5 a 8 minutos. Retirar de la lumbre.

Engrasar un refractario con un poco de aceite de oliva. Colocar unas rodajas de berenjena seguido por una cucharada de las mezcla de cebolla y pimiento. Volver a colocar otra rodaja de berenjena y así seguido hasta acabar con todas las berenjenas disponibles y formar pequeños milhojas.

Rebanar el queso mozzarella y colocar una rodaja de queso sobre cada milhojas de berenjena. Poner en el horno caliente a 180ºC por unos 20 a 25 minutos o hasta que el queso se haya derretido y esté gratinado.

Tiempo de elaboración | 45 minutos
Dificultad | Fácil

Lea también: Pasticho de vegetales

Degustación

El milhojas de berenjenas se come preferentemente caliente como plato principal de una comida ligera o como guarnición de alguna otra preparación. Si deseas prepararlo con anticipación se recalienta perfectamente en el microondas. También puedes hacer evolucionar esta receta comiéndola fría con un chorrito de aceite de oliva y unas hojas de albahaca fresca.

Fuente:  directoalpaladar