¿Tus tobillos, piernas y abdomen están más hinchados de lo habitual? Entonces es hora que te revises. Es posible que estés sufriendo de retención de líquidos, que no es más que un trastorno metabólico del organismo producido por diferentes causas.

Este efecto se produce cuando existe un desequilibrio en los líquidos de tu cuerpo. Los vasos sanguíneos depositan demasiado líquido en los tejidos corporales o el líquido que se almacena en estos no se elimina a través de la sangre. Lo mismo sucede si los vasos linfáticos son incapaces de transportar con los líquidos linfáticos el exceso de líquido del organismo.Retención

También puedes consultar: Remedios caseros para la retención de líquidos en las piernas

Muchas pueden ser las causas de las que se deriva este mal funcionamiento, algunas de estas causas puedes ser: embarazo, obesidad, mal funcionamiento de las glándulas linfáticas, padecer de insuficiencia renal, cardíaca o hepática.

Otras causas de retención de líquidos pueden ser externas, como permanecer de pie o sentado durante muchas horas, utilizar ropa demasiado apretada, el calor y la humedad excesiva también pueden afectar, al igual que el abuso de sal en la comida. Lo mismo sucede con algunos medicamentos que facilitan la retención de líquidos en tu cuerpo.

Retención 1También puedes consultar: Dieta para eliminar la retención de líquidos

Es importante que no olvides que es una anomalía que se puede evitar con un tratamiento adecuado. Normalmente, si su origen es orgánico bastará con ponerte en tratamiento médico. Si por el contrario la retención es debida a causas externas puedes ayudarte de sustancias naturales y de una adaptación de tu dieta, con la que recuperarás los niveles normales de líquido en el cuerpo.

Fuente: Vitónica

Comenta y se parte de nuestra comunidad