El paracetamol o acetaminofén (acetaminofeno) es un fármaco con propiedades analgésicas (calmante del dolor) y antipiréticas (para bajar la fiebre). Se usa para aliviar los dolores leves a moderados de cabeza, garganta, muelas, espalda, musculares, dolores durante períodos menstruales, resfriados, reacciones a las vacunas y para reducir fiebre.

Sin embargo, tomar demasiado acetaminofén puede causar daño hepático, algunas veces tan grave que requiera un trasplante de hígado u ocasione la muerte. Por eso, toda ingesta de fármacos debe ser indicada y supervisada por un médico.

Leopoldo Córdova, médico pediatra e infectólogo de la Clínica Leopoldo Aguerrevere, aclara dudas en torno al uso del acetaminofén, los AINES (antinflamatorios no esteroideos) y otros analgésicos.

“El acetaminofén es uno de los medicamentos más seguros utilizado adecuadamente, en las dosis adecuadas. Esto depende de si estamos en presencia de un niño, un adulto o un anciano, porque la forma galénica –la presentación que vamos a encontrar- es diferente”, comienza por señalar Córdova.

Fuente: nlm.nih.gov