Lo primero que debemos tener claro es que las articulaciones son engranajes de nuestro cuerpo que nos acompañaran durante toda la vida y las necesitaremos cada día.

Las articulaciones trabajan todos los días de nuestra vida y están sometidos a mucho desgaste, específicamente con cada impulso que damos para cada zancada que realizas en los ejercicios, soportan constantes impactos tus pies, rodillas y columna vertebral. Esto, unido a distintos elementos como la práctica deportiva intensa, el escaso descanso, la obesidad o los traumatismos pueden degenerar en diferentes tipos de lesiones como las tendinopatías y entesopatías, que son causadas por sobrecarga.

Para que entendamos como ayudar a la conservación de nuestras articulaciones hay que saber que son y cómo funcionan. Para simplificarlo; son aquellas zonas en las que se unen dos o más huesos y están compuestos por tendones, ligamentos y cartílagos, vitales para el correcto movimiento de todo el esqueleto.

No gastaremos palabras intentando explicar de que se componen todos estos tejidos y daremos por hecho que como runners de “pro” utiliza las zapatillas que mejor se adecuan a tu pisada, con la amortiguación adecuada a tu peso, del mismo modo pensaremos que tomarás la posición adecuada  a la hora de efectuar la carrera, estar lo suficientemente hidratados y descanso  lo preciso, Aunque podemos hacer mucho más por nuestras articulaciones y esto tiene que ver con la alimentación y los suplementos que ingerimos.

Lee: Ejercicios funcionales 7/8

Dentro de la dieta que ayuda a alargar la vida de nuestros engranajes se hallan alimentos como las naranjas, el aceite de oliva, el brócoli, el jengibre, los frutos rojos y frutos secos. Por otro lado, de la misma manera existen alimentos contraproducentes como son el tomate, la berenjena, la papa o el pimiento, esto no significa que dejemos de comerlos, solo que reduzcamos su ingesta si padecemos alguna dolencia en nuestras articulaciones.

Además de la dieta existen suplementos a nuestra alimentación que ayudan a mejorar nuestra salud estructural hidratando nuestras juntas, el cartílago de tiburón, el colágeno, el ácido hialurónico, el msn azufre natural, el omega 3 o la glucosamina ayudaran a prevenir la degeneración de los cartílagos, la elasticidad de los tendones y la resistencia de los ligamentos. Pero antes de manipular cualquiera de estos productos es preciso dejarse aconsejar por expertos que elijan el mejor para nuestro organismo.

También puedes consultar: ¿Dolor de huesos o las articulaciones?

Fuente: Eleconomista