Estudios recientes han demostrado que en absoluto la carne de cochino es mala para tu salud. Muchos son los beneficios que aporta, además de ser un tipo de carne con mucho sabor. Es rica en proteínas, su grasa es beneficiosa para el cuerpo y es abundante en nutrientes. Y lo mejor de todo, el cochino no es una carne que engorde, ni que suba los niveles de colesterol.

La carne de cochino posee altas dosis de proteínas requeridas en época de crecimiento. Está compuesta por una buena combinación de aminoácidos esenciales fáciles de asimilar por tu cuerpo. Normalmente de cada 100 gramos de carne unos 18 o 20 son proteínas. Es por ello que esta carne se convierte en un alimento perfecto para deportistas que buscan un aumento de su masa muscular, y por qué no, también para las personas que quieran celebrar las navidades. Cerdo 1

También puedes consultar: Consumo mundial de carne aumentará en 10 años

Es importante resaltar que es un tipo de carne rica en vitaminas y minerales. Destacan las vitaminas del tipo B como la tiamina y riboflavina o vitamina B12, importantes en el metabolismo de las grasas y proteínas así como en la liberación de energía a través de los alimentos. Su contenido en zinc, fósforo, sodio, potasio y magnesio es alto.

En contra de lo que siempre se ha creído, la carne de cochino tiene un contenido bajo en grasas saturadas, concretamente por cada 100 gr de producto solamente 2,4 gr son de grasa saturada. Una cantidad que representa menos del 10% de lo que podemos ingerir por día. De esta manera los niveles de colesterol no se aumentan y por lo tanto tu sistema circulatorio no se ve resentido.Cerdo 2

También puedes consultar: Según expertos la carne roja favorece la nutrición

La carne de cochino nos aporta grasas monoinsaturadas de tipo ácido oleico similar al del aceite de oliva, concretamente entorno al 48% de la grasa que contiene es de este tipo. Esta grasa ayuda a reducir los niveles de colesterol malo y aumenta el colesterol bueno. En general la carne de cochino contiene menos colesterol que otras muchas carnes, y su aporte calórico no es tan alto como se pensaba.

¡Así que a comerla… Pero sin excesos!

Fuente: Vitónica