La solidaridad es la toma de conciencia de las necesidades ajenas y el deseo de contribuir a su satisfacción, algo que todos deberíamos aflorar mucho más en este mes de diciembre. Se trata de un valor que es necesario fomentar en todos los ámbitos, empezando por el familiar y el escolar.

La solidaridad es el arte de asistir a los demás y de caminar por una senda compartida. Es el marco de la comunidad universal en el que la solidaridad adquiere su desarrollo más alto.Angry mother scolding a disobedient child

También puedes consultar: 10% de los niños ronca de manera habitual

¿Te preguntarás cómo es posible fomentar el valor de la solidaridad en los niños? bueno te contamos que para lograrlo deberás hacer algunas cosas desde casa, es importante inculcar estos valores desde muy pequeños. Ustedes, como padres han de obligarse a ser sus modelos, que ellos puedan ser testigos de los solidarios que son con sus allegados y sus prójimos.

Ser solidario
El concepto de solidaridad nace del respeto a la dignidad de la persona y a su materialización, pasa tanto por la toma de conciencia de las necesidades ajenas como por el cultivo y la práctica de la adhesión fraterna. La ternura, el cuidado y la empatía de ustedes como padres constituyen en los primeros años las experiencias vitales básicas que suscitan en el niño relaciones afectivas saludables.

Con el paso del tiempo, la personalidad infantil desarrolla también la sensibilidad y la alteridad a partir de comentarios, juegos sociales, narraciones, etc., que se traducen en un reconocimiento cada vez mayor del otro (alter ego). La apertura solidaria también es fruto de la observación, la identificación y la imitación en el hogar.Niños

También puedes consultar: Sencillo cambio en el ADN mejora el cáncer en niños

Este acrecentamiento de la capacidad empática, si se canaliza adecuadamente, despierta en el niño la sana preocupación por los demás.

Fuente: Con Mis Hijos

Comenta y se parte de nuestra comunidad