Con el frío, la piel queda expuesta a las inclemencias meteorológicas, sobre todo la cara y las manos, sufre deshidratación. Una complicación que se agrava con la contaminación reinante en muchas ciudades del mundo. El resultado es una piel sucia, seca, falta de elasticidad, sin apenas luminosidad y más sensible, con un tono apagado y cetrino consecuencia de la pérdida de vitalidad.Piel 3

También puedes consultar: ¿Piel seca? Combátela ya

Para atenuar los daños agresivos que sufre el cutis con la polución, el dermatólogo Carlos de la Torre, miembro de la junta directiva de la Academia Española de Dermatología y Venereología (ADEV) recomienda potenciar ciertos hábitos que deberían ser diarios.

  • Limpieza. El doctor aconseja hacer una limpieza facial a conciencia por la noche y por la mañana, aunque se superficial, pues solo necesitarás arrastrar de la suciedad acumulada durante el sueño.
    A la hora de elegir el producto adecuado para realizar esta tarea, debes tener en cuenta tu piel. De la Torre recomienda para un cutis normal “un jabón suave con bajo poder de detergencia. Una piel grasa, por el contrario, necesitará un jabón desengrasante. Y para una piel sensible o irritable, sería mejor utilizar un agua micelar, un agua limpiadora”.Piel 4
  • Exfoliación semanal. Hay que seguir esta rutina de forma periódica. Una vez a la semana hay que realizarse una exfoliación. Según aconseja el dermatólogo, “es mejor hacerla por la noche, porque el arrastre debilita la piel y por ese motivo es preferible que se haga de antes de dormir”.
  • Hidratación extra. Para evitar una sequedad inusual o incluyo el cuarteamiento ocasional, el doctor aconseja ” utilizar cremas ricas en antirradicales, para potenciar la luminosidad” de una piel sana y limpia.
  • Protección. Aunque no se esté en la playa, el dermatólogo miembro de la AEDV recomienda y obliga a utilizar crema con protección solar.

También puedes consultar: VIDEO | Una receta casera para los hongos en la piel

Fuente: El Mundo

Comenta y se parte de nuestra comunidad